El pasado domingo 28 de febrero se conocieron los resultados de los premios más importantes de la industria cinematográfica a nivel mundial, los Oscar, y dentro de la categoría mejor cortometraje animado el ganador fue “Historia de un oso” de los chilenos Gabriel Osorio y Patricio Escala.

El Oscar que ganaron los animadores digitales, ha causado alegría y revuelo en el país, pero la carrera que los llevó a realizar este corto cinematográfico aún no es tan conocida en Chile, a pesar que ya se imparte en varias casas de estudio tanto universidades como institutos profesionales.

Los creadores de “Historia de un oso” pertenecen a la carrera de Animación digital de la Universidad de Las Américas (Udla), donde uno de ellos, Patricio Escala, es el jefe de carrera de animación digital y quien además imparte el ramo de producción ejecutiva para los alumnos de 4º año.

La presidenta del centro de estudiantes de animación digital de la Udla, Catalina Torres, comentó a Publimetro que al momento de enseñarles varias técnicas en la carrera se basaron en el corto premiado a nivel mundial.

“En la escuela nos enseñaron a partir de “Historia de un oso” desde que estaba listo nos iban diciendo las cosas que se hicieron para ese corto y era bastante entretenido, porque íbamos viendo algo que ya estaba listo y de un nivel muy bueno”, señaló la presidenta del centro de estudiantes de animación digital.

La carrera de animación digital dura aproximadamente ocho semestres, en los cuales se imparten ramos como dibujo, fotografía, principios de animación en 2D, 3D y stop motion, y para poder estudiar en las universidades que imparten la carrera aparte de los requisitos formales que todas las casas de estudios muestran en sus páginas web, es necesario contar con características especiales como querer expresar algo y tener una cercanía con la tecnología, tal como lo menciona a Publimetro el director de la escuela de diseño y arte digital de la Universidad de Las Américas, Sergio Díaz.

“Una persona que quiera estudiar la carrera debe querer expresar algo, y además debe tener una cercanía con la tecnología, lo que pasa a ser mucho más importante que dibujar bien”, comentó el director de escuela de diseño y arte digital.

Al terminar los cuatro años de estudio más, los estudiantes deben realizar su proyecto de título el que corresponde a un cortometraje, el que si bien no es de las dimensiones de “La historia de un oso”, cumple con ciertas características similares de la técnica de utilización.
 
La carrera de animación digital se imparte desde el 2005 en la Universidad de Las Américas, año donde la industria de la animación en Chile se encontraba a una gran diferencia del 2016, tanto en el desarrollo tecnológico como en la difusión, según agregó Sergio Díaz.

“Desde que se partió con la carrera en el 2005 se ha ido armando en paralelo la industria y desarrollando la actividad académica, donde el crecimiento tecnológico ha permitido que la animación avance a una mayor velocidad, dando más posibilidades a los creativos para desarrollar sus ideas”, agregó Díaz.

Después de los ocho semestres de estudio, los profesionales en el área reciben el título de animador digital, quienes se pueden desempeñar como creativos en productoras o agencias de publicidad donde "además de animar se dedican a crear mundos y personalidades de la historia que están contando”, señaló la presidenta del centro de estudiantes de la carrera.

Hace algunos días ver la premiación de los Oscar para los chilenos era lejano, pero desde el 28 de febrero la ceremonia más importante de la industria cinematográfica se aproximó con el premio de “La historia de un oso”, lo que demostró que se está a la altura de Pixar, como mencionó el director de la escuela de diseño y arte digital.

“En términos de talento no estamos tan lejos de Pixar y es bueno saber que hay historias para contar desde Chile para el mundo"