El Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, encabezado por el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, y en el que participan los secretarios de Estado de otros diez ministerios, aprobó esta mañana cambiar la categoría actual de la Reserva Nacional Río Clarillo a la de Parque Nacional, para otorgarle un mayor estatus de conservación al patrimonio natural del sitio de 10.185 hectáreas ubicado en la comuna de Pirque.

La decisión se adoptó en el marco de un protocolo de acuerdo firmado en octubre de 2015 entre los ministerios de Medio Ambiente, Agricultura, Bienes Nacionales, el Gobierno Regional Metropolitano de Santiago, y la Corporación Nacional Forestal (Conaf), el que también fue suscrito por la Presidenta Michelle Bachelet en el marco de la conmemoración del Día Nacional del Medio Ambiente.

El objetivo de dicho acuerdo era la creación del primer Parque Nacional para la Región Metropolitana, una de las metas prioritarias de su Estrategia Regional de Conservación de la Biodiversidad. La propuesta contó con el apoyo de la comunidad y de las autoridades locales, tras años de trabajo en este sentido.

“La Región Metropolitana era la única región del país que no contaba con un Parque Nacional, y con esta decisión incrementamos la categoría de conservación y de protección de una reserva de gran relevancia para Santiago, ya que provee importantes servicios ecosistémicos, como el abastecimiento de agua a las comunas de Pirque y Puente Alto”, explicó el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier.

Junto con ello, el ministro Badenier resaltó la importancia de esta decisión ya que “la Región Metropolitana cuenta con tres áreas silvestres protegidas por el Estado, lo que representa solo el 1,4% de su superficie. Por ello elevar el estándar de protección de estas áreas es tan importante para el resguardo del patrimonio natural”.

Por su parte, el intendente metropolitano, Claudio Orrego, afirmó que “declarar a Río Clarillo como el primer Parque Nacional de la Región Metropolitana nos pone muy contentos, un sueño que se hace realidad gracias al esfuerzo de muchos. Hace 30 años se determinó proteger a Río Clarillo de la degradación que sufría por causa de la intervención humana, lo que permitió conservar la riqueza de su flora y fauna. Hoy, transformarla en Parque Nacional es un regalo para los habitantes de la región y las nuevas generaciones”.

La Reserva Nacional Río Clarillo fue creada en 1982, y su plan de manejo fue aprobado en 1996, el que ahora será perfeccionado, al igual que su infraestructura. En 2015 fue visitada por 94 mil personas, y luego de 33 años de trabajo en ese territorio se han mejorado sustancialmente sus condiciones naturales, al tiempo que existe un mayor conocimiento del área y sus amenazas.

En materia de flora, es el último refugio de bosque esclerófilo de hoja dura de la zona central (peumo, litre y quillayes), posee bosques relictos de ciprés de la cordillera así como especies endémicas de Chile Central, como guayacán, lingue, espinifloro y lirio de la cordillera. El 40% de su flora es endémica.

Respecto a la fauna, Río Clarillo posee 127 especies catastradas, de las cuales 22 son mamíferos, 85 aves, 15 reptiles y 5 son anfibios, que representan el 69% del total de especies que por su distribución geográfica y tipo de hábitat podrían encontrarse en este lugar.

De esta cifra, el 25% de las especies (32) están catalogadas con problemas de conservación, y 15 de ellas están en categoría de peligro. Al mismo tiempo, es un refugio para la reproducción de aves como el Fío Fío y la Torcaza, y posee un alto endemismo especialmente de anfibios y reptiles, como la rana de pecho espinoso, el sapo arriero y la iguana chilena.

PB/MC