Si el Servicio Electoral y la Nueva Mayoría fueran dos sujetos, podríamos decir que la rivalidad entre ambos ya es algo personal. Es que la extensión del conflicto por las primarias municipales ha trascendido el nivel de lo imaginable. Tras el fallo del Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel) que permite la inscripción de pactos y subpactos oficialistas, la inesperada decisión del consejo directivo del Servel de solicitar una ley corta que aplace la fecha de estas primarias, no sólo ha resurgido las criticas del conglomerado hacia el servicio, además ha dejado en evidencia graves diferencias en su interior. 

Luego que durante la tarde se enviara un oficio a la Moneda para solicitar una legislación que cambiara la programación, tres de los cuatro miembros del consejo se reunieron esta noche con el ministro (s) del Interior Mahmud Aleuy, para dialogar sobre esta posibilidad. Durante la jornada, el ministro secretario general de Gobierno Marcelo Díaz, ya había manifestado que en el ejecutivo no existe respaldo a la solicitud. 

A su término, Patricio Santamaría presidente de la instancia, le quitó el piso a la resolución que el mismo había comunicado en conferencia de prensa este jueves. 

"A mi tampoco me gusta (la vía legislativa), a nadie le gusta mucho (...) pero veíamos que un camino posible era este, lo estamos explorando, mientras estamos evaluando otros caminos y otros escenarios, lo importante aquí es cumplir con la resolución que nos ordena organizar las primarias y en eso estamos", argumentó. 

En la reunión, estuvieron presentes junto a Santamaría, José Miguel Bulnes y Juan Emilio Cheyre, restándose Alfredo Joignant, cuarto y último integrante del consejo que durante el día hizo múltiples críticas al presidente, incluso en conversación con La Segunda solicitó su renuncia. 

Cruce surgido por el comunicado leído este jueves, en el cual, a nombre de todo el directorio, se respaldó el actuar tanto de la cuestionada directora (s) Elizabeth Cabrera, como del mismo Santamaría. Declaración a la que Joignant aclaró no adherir e incluso estar en desacuerdo. 

El propio Santamaría salió al paso de estas críticas tras su presencia en el palacio presidencial, indicando que prefiere conversar el conflicto directamente con su par "como hacen las personas civilizadas". 

"Soy de la idea de que la ropa sucia se lava en casa, sin perjuicio de que hoy día es necesario transparentar las cosas", aseveró.

Desde la Nueva Mayoría la voz fue unívoca, no están de acuerdo con modificar el 12 de junio como fecha de primarias. Indican que el Servel debe adaptarse a los plazos y acatar el veredicto del Tricel. Finalmente, modificar las reglas podría ser visto por la ciudadanía como un traje hecho a la medida. 

PUB/SVM