Personal médico encontró esta jornada a una abuelita de 85 años encerrada en su casa con candado, con signos de deshidratación y abandonada.

Según informa SoyChile, el hecho quedó al descubierto luego que la adulto mayor no asistiera a sus controles de salud desde hace cuatro meses, por lo que acudieron a la dirección de la mujer para verificar su estado.

Al llegar a la vivienda, se dieron cuenta que la anciana se hallaba encerrada con candado, por lo que pidieron una orden para ingresar al lugar, en donde la encontraron postrada en la cama, enferma y deshidratada.

Ante esto, le efectuaron exámenes médicos para ver su estado de salud y así aplicarle el tratamiento correspondiente.

En tanto, personal policial se encuentra realizando las averiguaciones correspondientes para determinar qué pasó con la familia de la mujer y el por qué ella se encontraba en dicho estado.

PUB/CM