Para mediados del próximo año está proyectado el inicio de las obras  de construcción del proyecto Tren Alameda – Melipilla, que considera un nuevo servicio de transporte ferroviario de pasajeros de alto estándar y  que se espera reduzca en más de dos horas los tiempos de desplazamiento entre ambos puntos de la Región Metropolitana.

Así se desprende del estudio de Impacto Ambiental, que el Grupo EFE a cargo del proyecto, ingresó la semana pasada en el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), y que establece que las obras cuentan con un presupuesto superior a los mil millones de dólares. 

“La fecha de inicio de la construcción depende, entre otras cosas, de la Resolución de Calificación Ambiental que deberá emitir el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), una vez que haya terminado la revisión del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto. En promedio la evaluación toma entre 8 y 14 meses. Sin embargo, ese plazo puede variar ya que su tramitación depende de la autoridad evaluadora. En consecuencia, sólo se puede iniciar la construcción cuando dicho proceso haya finalizado y la empresa cuente con una Resolución de Calificación Ambiental (RCA) favorable”, señala el Grupo.

La idea es que gracias al trazado, los habitantes de Ciudad Satélite en la comuna de Maipú, concreten su viaje hasta Estación Central, en sólo 17 minutos.

El nuevo tramo tendrá 12 estaciones en 61 kilómetros de extensión y contará con tres vías hasta Malloco y dos hasta Melipilla y considera la compra de 22 trenes nuevos  para operar en el servicio.
Al respecto, el Gerente General de Grupo EFE, Ricardo Silva, destacó que “el ingreso del EIA  representa un hito muy importante en el desarrollo de este proyecto, ya que hemos cumplido rigurosamente con todas las fases que se requieren para materializar un proyecto de alto estándar.

Realizamos los estudios de prefactibilidad y de ingeniería básica, estamos ejecutando la ingeniería de detalle y hoy ponemos esta iniciativa a disposición de la autoridad ambiental para su evaluación”.

Asimismo, Silva afirmó que “el sello de este proyecto ha sido el trabajo con la comunidad y el proceso de participación ciudadana anticipado que hemos realizado desde hace más de un año en las 8 comunas que involucra el trazado, lo que nos permite enfrentar con tranquilidad esta etapa”.

Según la información contenida en el informe presentado al Servicio de Evaluación Ambiental, el proyecto utilizará en su construcción la, infraestructura ferroviaria actual. “El proyecto se emplazará mayoritariamente dentro de la faja vía propiedad de EFE. Este se localiza en la Región Metropolitana, dentro de las provincias de Santiago, Talagante y Melipilla, en las comunas de Estación Central, Cerrillos, Maipú, Padre Hurtado, Peñaflor, talante, El Monte y Melipilla”, dice el documento.

“Para el desarrollo del proyecto,  se considera la implantación de dos nuevas vías férreas entre Alameda (Estación Central) y Malloco y 1 vía entre Malloco y Melipilla, electrificadas en toda su extensión. El proyecto además considera la construcción de 11 nuevas estaciones (además de la actual estación terminal Alameda) para embarque y desembarque de pasajeros, 20 cruces vehiculares desnivelados y 10 a nivel y 43 pasos peatonales desnivelados 10 pasos peatonales a nivel asociados a pasos vehiculares a nivel protegidos con barreras automatizadas”.

“La faja vía estará confinada en su totalidad, y todas las obras civiles serán concebidas para acceso universal. Adicionalmente, para efectos de implantar las nuevas vías del servicio de pasajeros, deberá desplazarse la actual vía de carga hacia el norte, con lo cual se aprovechará de hacer algunas mejoras a su infraestructura. Esta vía se mantiene no electrificada”, agrega el informe.

Altamente beneficioso

El Tren Alameda-Melipilla, no es el único proyecto de este tipo que se considera para la Región Metropolitana, sin embargo, su ingreso al Sistema de Evaluación Ambiental, hace pensar que en cerca de 5 o 6 años, el proyecto ya esté concretado.

Para el director de la Escuela de Obras Civiles y Construcción de la Universidad Central, Miguel Mellado, la realización de iniciativas como esta, que unen a Santiago con las comunas dormitorio, considerando la expansión que ha tenido la región, son una manera totalmente beneficiosa no sólo para mejorar la calidad de vida de las personas, sino también para disminuir la congestión vehicular.

“Los trenes urbanos que conectan Santiago con las comunas dormitorio son altamente beneficios por varios aspectos. Uno de ellos es el que tiene que ver con los tiempos de viaje de los usuarios que van a disminuir significativamente”.

“Otro aspecto tiene que ver con el efecto que se produce en las carreteras, en este caso la Ruta del Sol, con la disminución de los flujos vehiculares que potencialmente se producían al disponer de disponer un medio alternativo de viaje más seguro y más económico”, acota.

El profesional plantea que el tren Alameda-Melipilla “tiene tremendo impactos y altamente beneficiosos para la ciudad de Santiago y para la Región Metropolitana en su contexto completo”. Por lo mismo el académico de la U.Central agrega que “la posibilidad que se viese de replicar este tipo de proyectos hacia otras comunas realmente es una estupenda solución para descongestionar los flujos vehiculares de las vías de acercamiento hacia Santiago”.