Con el objeto de preparar a la institución para la próxima entrada en vigencia de la ley N° 20.880, que regula el principio de probidad en el ejercicio de la función pública y la prevención y sanción de conflictos de intereses, el contralor general Jorge Bermúdez creó la Unidad de Análisis de Declaraciones de Intereses y Patrimonio (UADIP). 

Esta unidad, radicada en la División de Auditoría Administrativa (DAA) de la Contraloría, estará a cargo de levantar y procesar la información necesaria para velar por el cumplimiento de la nueva normativa.

De acuerdo al texto de la ley N° 18.575, hasta la fecha la Contraloría tiene funciones muy restringidas en este aspecto, pues sólo ejerce la labor de custodio de las declaraciones de intereses y de patrimonio. 

Esto implica que sólo está facultada para recibirlas y archivarlas, para su posterior consulta pública, actuando exclusivamente como repositorio de dichos documentos, según lo previsto en dicha ley y en los reglamentos de las declaraciones de intereses y de patrimonio. 

Una vez que se publique en el Diario Oficial el nuevo reglamento, entrará en vigencia la ley N° 20.880 y recién desde ese momento la Contraloría tendrá atribuciones para fiscalizar que los contenidos de las declaraciones que se presenten en adelante se correspondan con la realidad. 

Como parte de sus tareas, la institución deberá mantener actualizada la nómina de sujetos obligados a presentar declaración de intereses y de patrimonio, y catastrar los sistemas de información a los que será necesario acceder para verificar su contenido, entre otras tareas. 

PUB/SVM