Con un proceso parecido al de la Fiscalía Militar se realizará el sumario que ordenó la Contraloría a la Dirección Administrativa de la Presidencia, para investigar los contratos que firmó el Fisco con empresas relacionadas al ex administrador de La Moneda, Cristián Riquelme, que significaron un pago por sobre los $400 millones. 

Debido a la complejidad de la materia, se realizará un sumario en donde primar el secreto, pues nadie podrá conocer los detalles de la investigación cuando esta esté en curso, según indicó a La Segunda Héctor Parra, el ex jefe de sumarios de Contraloría. 

“La gracia es que cuando un servicio hace un sumario, solo tiene competencia para indagarse a sí mismo. Pero cuando lo hace Contraloría, tiene una competencia mucho más amplias”, dijo Parra. 

En ese sentido aseguró que “debe entrar en todos los servicios públicos necesarios y si hay efectos en otras reparticiones públicas el fisco está obligado a investigar esos hechos. Y aquí hay convenios marcos, que afectan la ley de compras públicas, por lo que la investigación debiese abarcar más que sólo La Moneda”.

Respecto a las facultades que tendrá el proceso, Parra indicó que “es parecido al de la Fiscalía Militar o de la antigua justicia. Pero, se llama ‘vista fiscal’; luego, es secreto y si el fiscal revela algo de lo que investiga, se lo sanciona con la destitución del cargo. Actúa por delegación del contralor general, pero ni siquiera a él lo puede informar (tampoco a los investigados)”.

También aseguró que aunque Cristián Riquelme ya haya renunciado, de igual forma “la sanción quedará inscrita en la hoja de vida del funcionario y se cobra cuando el afectado vuelva a ocupar un cargo público”. 

PUB/JLM