Legalizar un documento público para ser usado en el extranjero equivale a un largo peregrinaje por ministerios, servicios públicos y embajadas, en un trámite que requiere de tiempo y dinero. Sin embargo, a partir hoy esto quedará en el pasado gracias al inicio del Convenio de Apostilla, al que Chile, junto a otros 112 países, han suscrito.

Esta certificación permitirá acceder a un sistema de ventanilla única que reducirá las diligencias a un sólo paso y beneficiará a chilenos y extranjeros en cualquiera de los países suscritos al convenio.

“La Apostilla es un avance en modernización muy significativo porque va a permitir que la legalización de los documentos, para que tengan plena validez en el exterior, ya no necesitarán de un largo periplo en las diversas entidades que tienen que ver con el documento emitido, sino que va a estar en un solo acto. Además, con la posibilidad de hacerlo digitalmente quedará dotado de validez para su pleno uso en Chile o el extranjero”, explicó el subsecretario de Relaciones Exteriores, Edgardo Riveros.

Por ejemplo, hoy en día para legalizar un documento de educación es necesario acudir a este ministerio, luego al Departamento de Legalizaciones de la Cancillería (ubicado sólo en Santiago), presentarlo al consulado del país al que se viajará, y una vez instalado en aquel lugar, culminar con los trámites exigidos por el país de destino. Con la puesta en marcha de este convenio, dichas diligencia quedarán simplificadas, en este caso, a la legalización en la ventanilla única del Mineduc (con presencia regional) para finalmente presentarlos en el extranjero.

“Antes había que hacer 3, 4, hasta 5 trámites. Las personas de regiones tenían que venir a Santiago para poder hacer la legalización. Hoy día lo van a realizar desde regiones, en un solo paso hecho en cualquiera de las entidades que estén vinculadas al documento emitido y con eso se va a lograr su validez y tener el documento legalizado”, puntualizó Riveros.

Entre los tipos de documentos que se podrán apostillar destacan: certificados de estudios, títulos profesionales, certificados de nacimiento, defunción y matrimonio, así como otros vinculados a una treintena de ministerios y servicios públicos, como Servicio de Impuestos internos (SII) y el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), además de municipalidades y Fuerzas Armadas.

Junto a Cancillería, los ministerios de Educación, Justicia y Salud, así como el Servicio del Registro Civil e Identificación, serán los organismos facultados para apostillar los documentos públicos.