Durante este lunes el hospital San Pablo de Coquimbo debió suspender diversos procedimientos médicos y actividades, tales como 10 a 12 cirugías y visitas a los pacientes allí internados. 

Sucede que desde la jornada de ayer está rota una matriz de agua potable que abastece al recinto, por lo que la directora del centro asistencial, Eugenia Ortiz, hizo un llamado a "la gente que no tiene que venir en forma muy necesaria al hospital. No venga, ya que la disponibilidad de los sanitarios y todo lo que tiene que ver con atención de público está afectado por este corte de suministro de agua". 

La directora del hospital agregó que "estamos con camiones aljibe que nos van a aportar agua durante las horas que se mantenga este corte, pero obviamente que hay muchas prestaciones que vamos a tener que suspender producto de esta contingencia". 

Los trabajos aún continúan y se espera que ya mañana retorne la normalidad a las actividades del nosocomio. 

PUB/VJ