Como de “extrema gravedad”, calificó el senador Alejandro Navarro el resultado de parte del estudio epidemiológico de Coronel solicitado en 2014, el cual arrojó que un 6,3% de los niños examinados de entre 4 y 15 años tenían presencia de metales pesados en su sangre tales como cadmio, níquel, mercurio y arsénico.

Al respecto, el senador anunció que “vamos a solicitar que se establezca la fuente de origen de estos metales v/s la presencia de las empresas contaminantes que hay en la zona”. Así como también, dijo pedirán “al Seremi de Medio Ambiente un monitoreo de fuentes contaminantes atmosféricas y que no sólo basen los estudios en el mar, sino que también en el aire”.

En 2014 un informe de la Brigada de Delitos Medio Ambientales de la Policía de Investigaciones (PDI) fue categórico en dar cuenta de la presencia de metales pesados hasta en un 274% por sobre los límites permitidos, en lugares residenciales de Coronel, lo que motivó la solicitud por parte del legislador y un grupo de vecinos del monitoreo epidemiológico, una toma de muestras de sangre, como elemento preventivo de la población.

Navarro expresó que “tenemos un problema grave en Coronel, puesto que este estudio refleja que no son sólo 18 niños de un total de 285 analizados, sino que vendrían siendo 2500 de un total de aproximadamente 25 mil niños menores de 14 años que habitan en la comuna. Por eso es vital que se continúen realizando las muestras de sangre, tanto en los niños, como en la población en general”

Cabe destacar además, que el 12 de mayo de 2014 el senador Alejandro Navarro se reunió en Santiago con el director el Instituto de Salud Pública a objeto de “solicitar toda la colaboración del ISP en el análisis y toma de muestras de sangre a los coronelinos que viven en un radio de al menos dos kilómetros de a la termoeléctrica”.

PUB/VJ