La Corte de Apelaciones de Santiago acogió el día de ayer  el reclamo de la organización de conservación marina Oceana y ordenó al Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) a publicar la información desagregada por empresa sobre antibióticos usados por la industria salmonera en Chile durante 2014. 

Esto luego de que 37 empresas, y posteriormente el Sernapesca y el Consejo para la Transparencia, se negaran a entregar dicha información aduciendo a un “riesgo competitivo y comercial” para las compañías.

En el dictamen, la Corte califica como “ilegal” la resolución dictada previamente por el Consejo para la Transparencia.
 
“Valoramos esta extensa resolución de 68 páginas, en la cual la Corte de Apelaciones cuestiona las incomprensibles determinaciones del Consejo para la Transparencia, Sernapesca y 37 empresas salmoneras que se niegan a otorgar información de interés público como es la cantidad de antibióticos utilizados por la cada empresa, pese a que 6 compañías sí accedieron a la petición. Esperamos que este tajante fallo establezca un precedente, que las salmoneras lo acaten y de una vez por todas logremos transparentar el uso de antibióticos en la salmonicultura chilena”, señaló Liesbeth van der Meer, directora ejecutiva interina de Oceana.
 
En la resolución de la Corte de Apelaciones, se indica que “no deja de llamar la atención de esta Corte la circunstancia que el Consejo para la Transparencia opte por mantener determinados nichos de secretismo, en un sistema en que la publicidad es la regla general y el hermetismo la excepción; y ello en relación con determinados datos que empresas del rubro de que se trata, sujetas al control de organismos del Estado, a los cuales les deben entregar todos aquellos datos y antecedentes que importan para su adecuada fiscalización, en particular por tratarse de empresas que producen peces para el consumo humano, respecto de las cuales no solo es necesario el control aludido, en este caso del Sernapesca, sino que además, y muy válido e importante, el control social, de suerte tal que los ciudadanos puedan conocer la forma como se han producido las especies que adquieren y consumen.”
 
Además, en el fallo se señala que “la información solicitada [por Oceana] compromete de modo grave el interés público y por ende su entrega debe prevalecer por sobre los intereses de las empresas que niegan su publicidad.”
 
Esta resolución obedece a la solicitud de información efectuada en 2015 por Oceana sobre el desglose de antimicrobianos usados por las salmoneras en 2014.
 
En paralelo, continúa el proceso ante el Tribunal Constitucional por el requerimiento de inaplicabilidad constitucional interpuesto por la empresa Multiexport y 22 salmoneras, con el propósito de impedir la publicación del desglose de antibióticos por empresa entre los años 2009 y 2013.
 
Esta pugna comenzó en julio de 2014 cuando Oceana presentó un reclamo ante el Consejo para la Transparencia luego de que el Sernapesca se negara a revelar la cantidad y clase de antibióticos utilizados por las 58 salmonicultoras que existen en Chile, esto debido a la oposición de 50 de ellas, las cuales argumentaron que se expondrían a un “riesgo competitivo y comercial” si entregaban la información requerida. En ese entonces, el Consejo para la Transparencia también se inclinó a favor de las salmoneras, declarando que Sernapesca no tenía la obligación de entregar las cifras desagregadas, únicamente en casos excepcionales.
 
Posterior a ello, la Corte de Apelaciones de Santiago acogió el requerimiento de Oceana, sin embargo, Multiexport presentó un reclamo de inaplicabilidad constitucional, el cual todavía no es resuelto por el Tribunal Constitucional.
 
“Esperamos que este fallo constituya un precedente para el otro proceso que continúa en curso. Hacemos un llamado al Tribunal Constitucional a rechazar el requerimiento de inaplicabilidad de las salmoneras, acabando con la falta de transparencia y permitiendo a las personas algo tan fundamental como es el acceso a información de interés público que tiene directa relación con la salud y el medioambiente”, concluyó van der Meer.

PUB/NL