Están preparados para enfrentar eventos como la sequía, vientos, heladas y hasta tempestades. Se trata de la nueva generación de “súper árboles”, que científicos del Centro de Estudios Avanzados en Fruticultura (CEAF) de nuestro país, están creando a partir de injertos que serán probados recién en 2019.

Según explica Mauricio Ortíz, director de CEAF, los primeros súper árboles serán frutales como duraznos, almendros y cerezos. Las especies serán probados, en una primera instancia, desde la Quinta a la Octava regiones, para luego repoblar zonas como la Novena y Décima regiones.

“Queremos elaborar un mejor producto, que permita que árboles tengan una mayor adaptabilidad al medio. Primero haremos las pruebas experimentales, porque tenemos que observar si estos árboles se logran adaptar definitivamente en los lugares que serán dispuestos. No están destinados al comercio”, asegura.

 

Plantas más resistentes

Una de las particularidades de los súper árboles es que serán resistentes a los cambios climáticos extremos. “Actualmente hemos visto muchas anomalías del clima. En el norte hubo fuertes lluvias y gran sequía en el sur. El frío y las malas condiciones perjudican los cultivos, por lo que nuestro interés es mejorar este producto para beneficiar la agricultura del país”, agrega Mauricio Ortíz.

Las implicancias de este proyecto podrían ser fundamentales a futuro. “Podríamos avanzar con otros árboles y vegetales. Finalmente podríamos probar con muchas especies pero por selección natural se irán quedando las más resistentes, las más adaptadas”, enfatiza.