El fiscal que investiga el asesinato de la escolar de 17 años Alison Calderón, la cual fue hallada enterrada en el estacionamiento de su colegio en la comuna de El Bosque, analizó las cuatro teorías que maneja el Ministerio Público para explicar el crimen.

El persecutor Patricio Rozas detalló a La Segunda que el día que desapareció "según la narración de la familia, ella se iba a juntar en la casa de una amiga a ver el clásico entre Colo-Colo y la U. de Chile, pero antes haría una previa que incluía copete y fumarse algo".

En dicho día, el pasado domingo 20 de marzo, el principal sospechoso Julio Miranda Herrera (32) la habría matado en el establecimiento, ya que allí residía el hombre junto a sus padres que eran cuidadores del recinto.

Acorde al fiscal, quien precisó que "en tres días no es tanto lo que se puede hacer, porque una investigación como esta dura al menos cuatro o seis meses de investigación", las cuatro teorías que explicarían el crimen son las siguientes:

Intento de robo: "La primera teoría que surgió en el caso es que Miranda pudo haber intentado sustraerle los aros (de oro) que Alison usaba. Ella habría puesto resistencia y eso habría provocado una reacción violenta de parte del agresor, lo que terminó finalmente con su vida".

Descontrol de una personalidad agresiva: "También se ha evaluado la posibilidad de que el agresor, sorpresivamente, haya tenido una reacción violenta en contra de la joven que se le escapó de las manos y terminó matándola".

Agresión sexual: "También se trabaja en la posibilidad de que Miranda haya tenido la intención de agredir sexualmente a la joven, a lo que ella se resistió. Eso deberemos trabajarlo en conjunto con el Servicio Médico Legal, según el informe de autopsia".

Efectos de las drogas: "Cabe la posibilidad de que ambos haya estrado bajo los efectos de drogas y hayan protagonizado una discusión que terminó en agresiones y violencia verbal y física, con el resultado de muerte de la joven. El informe toxicológico y las nuevas declaraciones que me entreguen cercanos a la víctima corroborarán si Alison consumía frecuentemente drogas y de qué tipo, como también si ella frecuentemente fumaba (drogas) junto al imputado, así como si al momento de su muerte estaba bajo la influencia de estupefacientes".

Por último, Rozas aseguró que no existen pruebas para demostrar un posible vínculo romántico entre la víctima y el sospechoso del delito.

"No tengo como acreditarlo, aunque hay muchas personas interesadas en darle al caso un tono de femicidio o de violencia interfamiliar. Los antecedentes disponibles hablan de que Miranda está casado, es padre de una hija de 10 años, y tenía una pareja (diferente a su esposa) con quien convivía en una pieza al interior del colegio, donde su padre es cuidador. Bajo estas circunstancias, no estamos frente a violencia intrafamiliar y menos femicidio", culminó.

PUB/CM