Un nuevo revés sufrió el caso que investiga el asesinato de la chilena Nicole Sessarego en Buenos Aires, ocurrido en julio de 2014, luego del extravío de una serie de pruebas que vincularían al ex novio de la estudiante de periodismo.

El abogado querellante en la causa, Julio Cisterna, aseguró que se perdieron una tablet, entre tres a cuatro celulares y una tarjeta externa pertenecientes a Janberk Teber, las que son claves para probar la presunta participación del sujeto en el crimen.

El abogado recordó que una vez que Lucas Azcona, el implicado como autor material del crimen, y el ex novio dieran negativo en la prueba de ADN realizada a las manchas de sangre encontradas en el lugar del asesinato,  la justicia buscó sobreseer a Teber y alejarlo de la imputación.

Sin embargo, para la parte querellante desvincular al ex novio era prematuro sin hacer las pericias a los elementos electrónicos extraviados, consigna radio Bío Bío.

Cisterna manifestó que las pruebas podrían estar perdidas dentro del tribunal, lo que podría posponer la fecha en que comenzará el juicio programado para el 12 de mayo, extendiendo en 30 días la investigación.

PUB/NL