Esta tarde, las Directivas Nacionales de la Asociación Nacional de Suboficiales Gendarmería de Chile (ANSOG) y la Asociación de Gendarmería de Chile (AGECH) iniciaron una huelga de hambre indefinida, a raíz de “la indolencia y falta de diálogo por parte del Gobierno y en especial de la Ministra de Justicia Javiera Blanco”.

La manifestación ya tomó lugar en la ex Penitenciaria, con 2 funcionarios, y fue su directorio quien emitió un comunicado explicando las razones que los llevaron a la drástica medida.

Acerca de la huelga, el presidente de ANGOS, Sargento 2º Joe González, explicó a Publimetro que el objetivo en primera instancia es "llamar la atención de la autoridad ministerial, para que quieran conversar al menos, sobre medidas fundamentales para la institución".

González explica que el primero de ellos es "un proyecto de Ley que pueda prologar las facultades que le entregó la Ley 20.849 al Director de Gendarmería, es decir para eximir los requisitos de ascensos por mérito". Además agrega entre las peticiones "un proyecto de Ley que fomente la carrera funcionaria durante el primer trimestre del año 2017 y la seguridad para los dirigentes que bajo ningún punto de vista se el va a amenzar su estabilidad laboral durante estas conversaciones", entre otras.

Finalmente aclara que la huelga ya se inició con 2 funcionarios, sumado a otros que vienen viajando del sur para luego tener 6 ó 7 en la tarde en huelga.

¿Qué es lo que exigen?

En el documento, argumentan denuncias públicas en los últimos años, por parte de la asociación, donde exponen “incoherencias o nula comprensión del paradigma de la prevención del delito en la concepción de las políticas públicas por parte de los Gobiernos de turno, ya que históricamente se ha dejado (conscientemente) de lado un eslabón fundamental en ello, como es el penitenciario…”.

También se menciona el proyecto de agenda corta anti-delincuencia, firmado el 23 de enero de 2015 por la Presidenta Bachelet, del cual exponen que deja “en evidencia la miopía del Gobierno al no comprender que la oportunidad real de combate a la delincuencia radica al interior de las cárceles y en ello es fundamental el personal de Gendarmería”.

Además, mencionan problemas como que se rebajaran entre 2003 y 2009 los grados en Gendarmería, creando nuevos, produciendo un “cuello de botella insalvable” porque los funcionarios más jóvenes pueden pasar hasta 17 años en un mismo grado, eliminando la carrera funcionaria y amenazando la “estabilidad laboral”. Esto se suma a más requerimientos.

La huelga es de hambre líquida indefinida, la cual empezará de manera paulatina en número, pero luego evaluará sumar a más Directivos si el Gobierno no se allana al diálogo y a cumplir con el petitorio.

Lee el comunicado en las imágenes de la nota.