El Hospital de Castro, con sus 700 funcionarios, es el encargado de atender a cerca de 160 mil habitantes de una zona actualmente movilizada por los efectos que provocó la marea roja en la pesca artesanal, manifestaciones que se traducen en bloqueo de caminos, baja drástica en la cantidad de artículos disponibles y un diálogo sin éxito entre el Gobierno y los afectados. De hecho, el titular de Economía regresó a la capital tras no llegar a un acuerdo.

Es en ese contexto que el director de dicho recinto asistencial, Ricardo Salazar, dialogó con Publimetro y entregó -desde el otro lado del teléfono- su visión de lo que se registra en la zona: "Funcionarios que viven fuera de la comuna de Castro no han podido llegar, pero son un número reducido. Yo diría menos del 5% ha tenido esa problemática. Hemos flexibilizado los cambios de turnos, sobre todo el nocturno".

"A raíz de la movilización, nosotros debimos reorganizar los recursos disponibles del establecimiento, tanto humanos como todo lo que tiene que ver con consumos básicos, de manera de asegurar la atención de los usuarios, es decir focalizar la atención de urgencias vitales y no realizar actividades que son programadas", complementó el doctor.

Si bien el facultativo aseguró que no han tenido "hechos lamentables", también es claro en expresar que se registraron situaciones puntuales con el tránsito de los vehículos de emergencia que finalmente se lograron superar.

"En general las ambulancias han podido sortear las barricadas. Hemos tenido buena recepción de las personas que allí están y han tenido un paso que en algunos casos se ha dificultado por la desconfianza de quienes van adentro (de los vehículos), pero también lo entendemos en función de los sucedido cada día", aseguró Salazar.

Desabastecimiento

Según detalló el también director (s) del Servicio de Salud de Chiloé, las medidas adoptadas por el Hospital de Castro para funcionar bajo esta contingencia "nos permite tener una holgura desde el punto de vista del abastecimiento de combustible para calefacción y todo lo que es insumos quirúrgicos o medicamentos estamos con stock que nos permitiría tener un horizonte de dos semanas", situación que contrasta con la sociedad civil.

"Uno se pone en dos planos. Como hospital uno debe tener los servicios andando pero para público general no hay combustible. Si uno recorre los supermercados y locales uno ve una merma y se entiende porque no hay ningún tipo de movilización salvo salud", indicó.

En el caso de las diálisis "nosotros hemos ayudado a que los vehículos que traigan insumos lleguen".

Durante este viernes, además, se coordinó el traslado de pacientes hasta Puerto Montt. El centro asistencial de Castro, a su vez, solo atenderá atenciones de urgencia.