Tomas de acceso a las cárceles y encadenamientos en diversos penales del país han protagonizado hasta el momento los funcionarios de Gendarmería en su paro de 24 horas, en protesta por la designación de un civil domo director nacional del servicio, entre otras demandas.

En la capital se produjo un encadenamiento de los dirigentes de la Asociación de Funcionarios Penitenciarios (Anfup) en el recinto de Santiago 1, mientras que en Valparaíso se registran manifestaciones en el ingreso del complejo penitenciario del puerto.

El presidente de la Anfup, Juan Carlos Orellana, afirmó que la adhesión al paro llegó al 90% de los afiliados al gremio en las cárceles más importantes del país. En todo caso, el dirigente afirmó que durante el día se trató de buscar un diálogo con las autoridades del gobierno.

También dijo que sólo el 0,1% de los funcionarios reciben altas pensiones, mientras que la gran mayoría trabaja durante 30 años en precarias condiciones.

En ese sentido, argumentó que no se les pueden cambiar las reglas del juego, en referencia a los decretos de la Contraloría que imponen topes a las pensiones que pueden recibir los gendarmes.

“Yo entré a Gendarmería bajo el sistema previsional de Carabineros, después de 30 años no me pueden cambiar las reglas del juego”, dijo Orellana a radio Bío Bío.

Esta es la primera crisis que enfrenta el nuevo director general de Gendarmería de Chile, Jaime Rojas. La Anfup también está exigiendo la renuncia de la ministra de Justicia, Javiera Blanco, porque -según el gremio- los abandonó en sus demandas.

PUB/CM