El ex sindicalista del cobre y actual miembro del movimiento “Nueva Democracia”, Cristián Cuevas, analizó con Publimetro el escenario sindical tras las elecciones del Colegio de Profesores, en que tras 10 años de presidencia fue derrotado Jaime Gajardo. Valoró el recambio en el gremio y criticó fuertemente al Partido Comunista por su rol al interior de estos organismos. “Bárbara Figueroa no representa a los profesores”, sentenció Cuevas en relación de quien fuera su compañera de militancia. Y aseguró creer que esta elección servirá como señal para culminar con la "cooptación del sindicalismo a manos de quienes gobiernan”.

¿Qué te parece el cambio de liderazgo que ocurrirá en el Colegio de Profesores?

- Lo que ha ocurrido va a generar cohesiones sobre todo para instalar nuevos liderazgos en el movimiento sindical y también para corregir el rumbo. La respuesta de los profesores es clara, Bárbara Figueroa no los representa. Son señales categóricas, fuertes, a veces dolorosas, pero los partidos tradicionales tendrán que hacer su propia reflexión de esta distancia del mundo social y de cómo están construyendo sus puentes con la ciudadanía.

Al contrario, en la CUT las elecciones aún son cuestionadas. ¿Qué te pareció lo ocurrido?

- Desde 2012 se torció la voluntad democrática de poder hacer un proceso que permitiese que nuevas figuras emergieran a la cabeza de la central, en cambio hoy, la tenemos paralizada, descompuesta y distanciada de los trabajadores. Tenemos que hacer una reflexión sobre los límites que tenemos que ponernos en este nuevo escenario de crisis de representación.
Aquí la descomposición no sólo afecta a los que gobiernan, también ha permeado al mundo sindical. Este miércoles una organización hizo una asamblea con un tercio de lo que tenía antes, como es la Confederación de Trabajadores del Cobre, de la cual yo fui presidente.
Cuando no se permite la democracia, cuando no se permite la participación, cuando los liderazgos están secuestrados por los partidos políticos, yo he sido militante pero tenia autonomía en función de los trabajadores, ocurre esta crisis.

¿Cómo se ha provocado la descomposición sindical que mencionas?

- Primero, el no escuchar el clamor mayoritario de sus bases, el hacer de la acción sindical una cosa distinta en la práctica en comparación de lo que nos comprometemos y, obviamente, estar supeditado a los gobiernos de turno y no a las personas que nos eligen, que son los trabajadores. Esto se acabó, se terminó el sindicalismo cooptado por quienes gobiernan o por quienes administran el gobierno. Hoy necesitamos un sindicalismo que emerja desde un diálogo permanente en las base social y con dirigentes legitimados en función de esta tarea. Ellos tendrán que hacer la reflexión, pero no se puede acusar de operaciones políticas, de imperialismo, se debe hacer una reflexión justa y correcta. La señal está clara, no tan sólo a quienes gobiernan el mundo sindical, sino para quienes dirigen la política, que hacen un ofertón de candidatos presidenciales sin dar respuesta a las necesidades que las mayorías están planteando.

El Partido Comunista ha sido el gran derrotado en esta oportunidad y no sólo está perdiendo el liderazgo en sindicatos y gremios, ocurre lo mismo en universidades. ¿Cuánto crees le afectó haber ingresado al Gobierno?

- Fui militante del PC, yo planteaba al interior del partido la distancia que existía al instalar dirigentes que no eran dirigentes, poner lobistas al interior del movimiento sindical para lograr descomponerlo. Nunca fui escuchado, nunca se incorporó ni se corrigió esta política. Siguen administrando los sindicatos desde el partido con actores que están distanciados de los trabajadores. Espero que esta situación los ayude a reflexionar en función de su relación con los trabajadores, cuestión que queda de manifiesto y que hoy es abismal. Ese fue uno de los factores que me impulso a alejarme del Partido Comunista.

PUB/NL