De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el índice de consumo de alcohol en Chile es el más alto de Latinoamérica, con 9,6 litros per cápita.

La cifra confirma un incremento desde los 8,8 litros per cápita que se consumieron en el país en el periodo 2003-2005.

Por eso y a menos de un mes de una nueva celebración de Fiestas Patrias,  es importante considerar no sólo el consumo moderado para evitar accidentes, sino también el alto contenido calórico que tienen los tragos preferidos por los chilenos.

La vicepresidenta del colegio de Nutricionistas, Karen Riedeman, explicó a Publimetro que en el país no existe mucha conciencia de cuánto aportan estas bebidas en materia calórica y ese es un dato que necesariamente se debería manejar en especial con los altos niveles de infartos cardiovasculares, o casos de diabetes que se registran en el país.

Por ello la especialista puso como ejemplo a un hombre promedio de entre 70-80 kilos, el que no debiera consumir más de 2.500 calorías diarias y que durante las celebraciones especialmente con un mayor consumo de alcohol puede superar fácilmente esos niveles.

Riedeman detalló que en el caso de los alcoholes, los menos calóricos son la cerveza, con 35 calorías por cada 100 ml y el espumante, que contiene 67 calorías en la misma cantidad.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que los chilenos son buenos consumidores de cerveza, sólo un schop de 500 ml puede llegar a sumar 175 calorías.

En el caso del vino, las calorías por 100 ml llegan 75 y el pisco a 220 calorías por 100 ml. Esto quiere decir que si se va a hacer una piscola con dos dedos de alto, que aproximadamente representan la cifra indicada, se tiene que considerar además la bebida y si se prepara con una azucarada, las calorías por un vaso de piscola pueden superar las 400 calorías.

En el caso de los brebajes a los que además se les adiciona crema, el nivel de calorías sube y llega a 330 por ml de piña colada por ejemplo.

Y si de celebrar las Fiestas patrias se trata, muchos optan por el tradicional terremoto, el que podría llegar hasta 350 calorías.

Ley de etiquetado

Es por este motivo, que Riedeman junto a los diputados Daniel Farcas y Gabriel Silber, representantes de los productores de bebidas alcohólicas y el Ministro (s) de Agricultura, Claudio Ternicier, acordaron formar una mesa de trabajo, para tratar el tema del etiquetado para incluir la información nutricional de los alcoholes.

“Les explicamos a todos que no queremos poner un logo de “alto en”, ya que es una atribución que sólo le corresponde al ministerio de Salud. Nuestra finalidad es que lleve una etiqueta con los aportes nutricionales, que actualmente no la tienen, porque la ley no considera el alcohol como un alimento y tampoco le indica a la industria que los mencione. Nuestra propuesta fue bien recibida y se hará una mesa de trabajo, para poder llegar al punto de conseguir que se pueda mostrar la información nutricional”, explica Karen Riedemann.

Por su parte, el diputado del PPD, Daniel Farcas, valoró la decisión “porque se va a formar una mesa de trabajo donde va a participar el Colegio, los productores y gremios relacionados al mundo de las bebidas alcohólicas y nosotros con el diputado Gabriel Silber, por lo que podemos avanzar rápidamente en una solución que nos deje a todos tranquilos, y efectivamente tengamos una rotulación de las bebidas alcohólicas. Hoy es una anormalidad que no sea considerada una alternativa, ya que habitualmente son parte del consumo habitual de los chilenos y chilenas y necesitamos que tengan la rotulación adecuada”.

PUB/NL