A 320 metros bajo tierra se encuentran protestando un grupo de 35 mineros del yacimiento Santa Ana de Curanilahue, quiénes acusan incumplimiento por parte del Gobierno del acuerdo firmado en agosto del año pasado, que contempla entre otras cosas pensiones de gracia y ayudas sociales para un total de 183 trabajadores.

Paralelamente, el Sernageomin emitió un negativo informe sobre las condiciones de la mina, y los riesgos que supone para la seguridad y la salud de los trabajadores. Falta de mantención y fortificación, bajo nivel de oxígeno, y presencia de gases tóxicos son algunos de los problemas que presenta el recinto.

Desde el Gobierno se mostraron dispuestos a dialogar, aunque aclararon que han cumplido con lo comprometido, señalando que se han destinado más de 29 millones de pesos en ayuda social, alcanzando un 94% de cumplimiento en las ayudas  comprometidas.

Según consignó 24Horas, esta es la segunda vez en que los trabajadores se adentran en las profundidades de la mina exponiendo sus vidas para exigir que las autoridades den solución a sus demandas, según ellos, incumplidas.