Todos conformes. La Central Unitaria de Trabajadores mediante su presidenta Bárbara Figueroa (PC) valoró el veto presentado por el Gobierno a la reforma laboral, el cual descarta una lucha política por un cambio constitucional que posicione la titularidad sindical pero que al mismo tiempo elimina tres pactos de adaptabilidad y mantiene acuerdos "de relevancia" para la multisindical. 

"Nuestra satisfacción por la decisión que ha tomado el Ejecutivo al reconocer de manera hidalga que hoy hay poca comprensión de la importancia que tiene la titularidad sindical para ir construyendo relaciones con más diálogo social en el marco de mayores equilibrios", indicó Figueroa. 

A su vez, la líder sindical aseguró compartir y comprender lo señalado por el Ejecutivo, indicando que "este camino aún debe digerirse más, profundizarse más, porque no se logra comprender a cabalidad su relevancia". 

La sindicalista apuntó los dardos hacia la oposición, en quienes confía en un futuro "comprendan" la importancia de estas reformas. "Ellos que llevaron este proyecto de ley hasta el Tribunal Constitucional y que estuvieron en contra de la tramitación y de la titularidad sindical, probablemente hoy van a comenzar a entender en mayor medida que implicaba eso para el avance de mejores y mayores relaciones laborales", aseveró.  

La CUT declaró considerar "necesario cerrar esta etapa y este capítulo", el que añadieron trae consigo múltiples derechos para los trabajadores del país y que permitirán en el futuro decatir nuevamente sobre la titularidad sindical. 

La multisindical destacó  los avances que trae consigo la reforma laboral, especialmente la garantía a la huelga sin reemplazo, la extensión de beneficios, el acceso a la información y la negociación de sindicatos interempresas. 

PUB/SVM