Dos carabineros fueron dados de baja y formalizados por el presunto hurto de $280.000 a un ciudadano peruano en Arica, durante un control de identidad que se realizó en la medianoche del miércoles al jueves pasado, en el exterior de una fuente de soda de esa ciudad.

Según informa este viernes La Estrella de Arica, el supuesto hurto se produjo frente a un local de calle Azola, donde el sargento Patricio Alberto Valenzuela Araya (40) y la cabo Fronciny Salas Guzmán (29), que patrullaban el sector, procedieron a controlar a un grupo de peruanos que abordaba un vehículo.

Luego de constatar que todo se encontraba en regla, los ahora ex carabineros dejaron ir a los extranjeros, pero uno de ellos, Víctor Huisa Barrios (35), se percató de que le faltaban $280.000, por lo cual se contactó con su jefe. Ambos concurrieron a la Tercera Comisaría a presentar la denuncia.

El mayor a cargo de la unidad ordenó a los integrantes de la patrulla presentarse en la comisaría y, tras un registro, se descubrió que la cabo Fronciny Salas ocultaba en uno de sus calcetines el dinero en billetes de $10.000 y $20.000, tal como había descrito el afectado.

El sargento y la cabo fueron detenidos, dados de baja de inmediato y puestos a disposición de la Fiscalía de Arica, que los formalizó por hurto simple. El Juzgado de Garantía decretó las medidas cautelares de firma mensual y arraigo nacional para los ahora ex carabineros.

PUB/CM