El tema de las políticas relacionadas con inmigración está en agenda, esto tras los dichos de Manuel José Ossandón quien plantea endurecer las políticas de ingreso de extranjeros a nuestro país. "Las puertas del país como las de la casa se abren, pero no a todos", fueron las palabras del senador, quien además planteó que "es urgente una reforma migratoria acorde a los nuevos tiempos, que acoja al migrante que llega para aportar y que busca una oportunidad. Y que frene y aleje al que espera hacer de Chile un nuevo nicho para delinquir". El punto respecto a delincuencia, no fue mencionado solo por el senador, sino que también por el ex Presidente Piñera lo que encendió la polémica.

Clasificar a inmigrantes como delincuentes

El ex Presidente Sebastián Piñera dijo que "muchas de las bandas de delincuentes en Chile son de extranjeros", declaración que generó reacciones de otros candidatos presidenciales, como del también ex Presidente, Ricardo Lagos quien manifestó que no le parecían las declaraciones de Piñera, y que esperaba que esto no se convierta en una "caza de brujas".

Para Lagos, la discusión no debe centrarse en el tema de la delincuencia, sino que en políticas que acojan a quienes llegan a Chile. "No es cierto que la mayor parte de esta gente sean delincuentes, no lo es, estadísticamente no lo es. El que migra es porque siente la necesidad de buscar un futuro mejor, ahora si alguien que migró, delinquió y es condenado, se le manda a su país de origen, en eso estoy de acuerdo, pero eso existe hoy", explicó el ex mandatario, Ricardo Lagos. Según cifras oficiales de Carabineros de Chile, sólo un 1% de los delitos en Chile son realizados por inmigrantes, mientras que el 99% restante son realizados por ciudadanos chilenos.

Cambio de opinión

Cuando Alejandro Guillier se postulaba como candidato al senado por Antofagasta, la migración fue uno de los temas que abordó. En aquella época declaró que “la llegada de migrantes está deteriorando la calidad de vida de los antofagastinos, sobre todo de bajos recursos”, debido a un aumento en la población migrante en dicha zona. Luego, ya en el cargo, presentó un proyecto de ley en 2015 que buscaba establecer mecanismos más expeditos para la expulsión de los condenados por sentencia judicial.

Sin embargo, el senador Guillier ahora planteó otra postura, señalando que "lo que debemos hacer es avanzar hacia la regularización de la migración para que sepamos dónde están los migrantes, qué aportes están haciendo, tengan trabajos legales, paguen sus impuestos, paguen contribuciones y el país va a funcionar". Debido a este giro en su opinión, la diputada Paulina Núñez (RN) dijo en conversación con Radio Agricultura que “me impresiona ese cambio de chaquetas, porque hoy día claro, tiene otra aspiración y creerá que su sector le va a cambiar el piso si se alinea con nosotros. Yo le hago un llamado al senador Alejandro Guillier a que no cambie su discurso, a que no le mienta al país, a que no se acomode por las encuestas". La diputada Nuñez había trabajado junto a Guillier en el proyecto de ley anteriormente mencionado. Nuñez explicó que la realidad sobre inmigración en Antofagasta, y sobre la cual decidieron desarrollar aquél proyecto, “es una situación que escapa a todos los números que tenemos, sobretodo en el tema de vivienda. Los campamentos hace tres años teníamos 13, hoy vamos en 33”.

Otras opiniones

Otro de los candidatos presidenciales que se manifestó fue Marco Enríquez-Ominami. Sobre las leyes de inmigración, que recordemos datan de 1975, es decir la época en que estábamos en dictadura, el  candidato del PRO mencionó que "es cierto, la inmigración es un desafío. Pero cuando se planificó en nuestro país, había Presidentes serios y hay que volver a ser serios. Planifiquemos, propongamos, hagamos una nueva ley y seamos proactivos, pero no seamos reactivos. Y no sembremos el odio en un país que necesita abrir no solamente su economía, sino abrir su corazón a los nuevos conocimientos y nuevas experiencias. Demonos cuenta que la inmigración si se planifica puede ser un bien".

Según el líder del PRO, se debe crear una nueva ley de inmigración y no depender de "alcaldes buenas o malas personas". Para ME-O es importante tener "una política de Estado con una nueva ley y que planifiquemos la inmigración como lo hicieron jefes de estado en el pasado". "Puede ser una oportunidad si lo hacemos bien, ni cerrar las fronteras ni creer que el mercado lo soluciona todo. Y enfrentar esto desde lo público, porque esto es un problema público y eso debemos hacerlo juntos”, finalizó Enríquez-Ominami.