El senador Fulvio Rossi anunció este jueves su renuncia al Partido Socialista tras 30 años de militancia en la colectividad.

En entrevista con La Tercera, el parlamentario confirmó que el lunes acudió a solicitar su salida de la tienda política ante el Servicio Electoral (Servel), señalando que las razones para su adiós se debe a la investigación que lo vincula con el caso SQM, la cual fue comunicada ayer miércoles a la presidenta del PS, Isabel Allende.

"Me había puesto como plazo noviembre para tomarla, esperando que se hubiese aclarado mi situación judicial (...) Al ver que la situación no se cierra, decidí desafiliarme", sostuvo.

En ese sentido, apuntó que "quiero hacerle la vida más fácil a la directiva del partido. Han existido cuestionamientos, en mi opinión injustos, y creo que de esta manera cesarán".

En este punto, se centró en la figura del presidente de la Cámara de Diputados, el también socialista Osvaldo Andrade.  

"Osvaldo Andrade me ha criticado con dureza, pedía mi expulsión, cuando por otro lado estaba acomodando a su señora -por jubilazos en Gendarmería-. Eso es de una inconsistencia tremenda. ¿A mí de qué se me estaba acusando? De un problema de financiamiento de campañas. No de que recibiera recursos del Estado que podrían beneficiar a los más pobres", enfatizó Rossi.

Respecto a la investigación que lo vincula con el caso SQM, aseguró que "mi situación ha sido distorsionada, porque se trata de generar la sensación de que hubiese podido haber enriquecimiento ilícito, en circunstancias de que el único cuestionamiento que alguien pueda tener es político".

Consultado si se equivocó al realizar gestiones con la sociedad minera, recalcó que "evidentemente sí. Pero hoy, incluso tenemos una legislación distinta. Es difícil salirse del contexto histórico de cuándo se hacen las cosas".

"Yo no he cometido ningún delito, y espero que se demuestre lo antes posible (...) tengo la intención de seguir en política, y cuando termine esto tendré la oportunidad de reficharme", culminó Rossi.

PUB/CM