Mientras la Seremi de Salud del Biobío informó que las playas de esa región quedan liberadas para el baño, pues en los últimos días no se ha registrado la presencia de fragata portuguesa, en la Región de O’Higgins ya hay seis playas donde se mantiene la prohibición del baño, debido a la presencia activa de esa plaga veraniega. 

Hasta esta jornada son nueve los casos de personas afectadas por la falsa medusa, casi todas en la playa Bellavista de Tomé, pero como ya no se encuentra ejemplares de la fragata por ahora las costas de la Región del Biobío fueron liberadas para el baño, para la práctica de deportes náuticos y procesos de extracción, además de actividades de recreación en las playas. 

En tanto, en la Región de O’Higgins son seis las playas que por ahora se encuentran con prohibición de baño por la presencia activa de esos especímenes. Estas son Punta de Lobos, Hermosa, La Caletilla, La Puntilla y Boca de Navidad. 

Estas se suman a las playas de la Región de Valparaíso que están en igual condición, las que son Playa Amarilla en Concón, Playa Grande de Cartagena, Costa Azul de Cartagena, Principal de El Quisco, Punta de Tralca de El Quisco, Marbella Norte y Marbella Sur de Santo Domingo, Piedra Negras de El Tabo, Chépica A y B de El Tabo, y todos los sectores de Reñaca. 

Debido a la presencia en las aguas de las costas de algunas zonas del país, la autoridad sanitaria continúa recomendando a las personas ciertas medidas preventivas, como son no bañarse ni realizar juegos en el agua ante la presencia de la fragata –cuyo aspecto es el de una medusa o “agua mala” y se caracterizada por su color azul-, y nunca tocarla en el mar ni en la playa. 

También se recomienda caminar por la arena con ropa y zapatos, y evitar las zonas de rompiente de olas, porque allí suelen acumularse sus restos, pues la fragata portuguesa es tóxica viva o muerta. 

Y si por algún infortunio se tiene contacto directo con uno de esos especímenes, se recomienda lavar la zona afectada de inmediato con agua de mar (nunca con agua potable), y retirar los tentáculos sin tocarlos, además de –por cierto- concurrir de inmediato al centro asistencial más cercano. 

PUB/JLM