Se iba a convertir en el primer puente levadizo de Chile, pero la historia ya es largamente conocida. Como resumen, que valga decir que todo lo que podría haber salido mal en su construcción efectivamente salió mal. Pero si se considera que la principal motivación de su instalación era fomentar el turismo en la capital de la Región de Los Ríos -además de mejorar la conectividad en la ciudad- ahora es posible que lo esté consiguiendo pero no de la forma en la que se pensó.

Ello pues en este verano las personas que llegan hasta Valdivia están curiosamente atraídos por el puente y son varios los que han tomado tour en naves de río para visitar la construcción. 

Así al menos lo consigna La Tercera, medio que entrevistó a Nager Delgado, uno de los encargados de captar turistas para la motonave Polux, ubicada frente al mercado de Valdivia. Asegura que “siempre nos consultan si pasamos por ahí y si decimos que no, van en busca de otra embarcación”.

Agrega que “cuando pasamos por debajo, se vuelven locos sacándose fotos e incluso algunos piden que paremos el bote, pero no se puede”.

Comúnmente, las embarcaciones que ofrecen el tour por los tres ríos tardan entre 45 a 60 minutos en cruzar por ahí y el pasaje cuesta desde $3 mil hasta $10 mil, dependiendo del tamaño de la máquina, si incluye o no relato, entre otros servicios. 

Por lo mismo, en este verano ha aumentado el interés por abordar un barco que pase por el puente Cau Cau.

Ante esta situación, el alcalde de Valdivia, Omar Sabar, asegura que “aunque los horrores del puente se han transformado en un atractivo turístico para todos los turistas que quieren conocer tamaña falla, nuestra preocupación es que la habilitación del Cau Cau se concrete en el plazo comprometido por el Gobierno”, que es específicamente julio de 2017.

Sin embargo, actualmente las obras se encuentran detenidas y hay procesos judiciales abiertos en contra de quienes resulten responsables por los errores en la construcción y puesta en marcha de este punto que, inevitablemente, ya se ha convertido en una postal más de la hermosa ciudad de Valdivia. 

PUB/JLM