Con una petición a través de la plataforma “Hagamos Eco” de Greenpeace,  vecinos de Vitacura y animalistas están aunando fuerzas para conseguir la reacción de las autoridades comunales frente a las muertes de mascotas que se han registrado durante las últimas dos semanas en las cercanías del cerro Manquehue.

En la plataforma ya se han reunido más de dos mil firmas para que se investigue y se logre dar con los responsables de “la muerte hasta ahora de más de una docena de perros, que han sido asesinados”.

La petición es una de las tantas denuncias que se han registrado en las redes sociales por la muerte de perros envenenados tras paseos con sus dueños o cuidadores al cerro Manquehue.

En la página de Denuncia Vitacura, apareció el primer relato luego que una cuidadora asegurara que tres de los animales que tenía a su cargo y que llevó a pasear al parque, fallecieran con síntomas de intoxicación.

El dirigente de la agrupación, Cristián Araya, comentó a Publimetro que “el miércoles 9 en la mañana, Amaya -la cuidadora de animales- subió con 13 perros al Manquehuito, por el acceso de Vía Roja, como tradicionalmente lo hace, aproximadamente a las 08:30 horas. Ingresó por uno de los portones para ascender a la cumbre por el costado oriente del cerro. Bajó aproximadamente a las 10:30 horas, tras lo cual repartió en sus respectivas casas a los perros. Después de una hora comenzó a recibir la llamada de algunos dueños porque sus animales presentaban abundante vómito y diarrea, fue a buscar a 2 para trasladaros de urgencia la veterinaria, más un tercero que fue llevado directamente por su dueño, finalmente los 3 murieron”.

“Estos antecedentes, se añaden a que el día 22 de Octubre, en la misma rutina, otros 2 perritos presentaron síntomas de haberse intoxicado y murieron”, sostuvo Araya.

Ante la situación, los médicos donde fueron internadas las mascotas y considerando la denuncia de que otros animales habían presentado los mismos síntomas tras visitar el sector, se tomaron muestras y se detectó que los perros habían sufrido una intoxicación por altas dosis de un plaguicida organofosforado.

Araya afirma que tras conocer los antecedentes se realizaron las denuncias correspondientes a la PDI, y que por ahora no manejan nuevos casos. Sin embargo, han hablado con los vecinos para evitar que concurran a la zona y evitar que se registren nuevas muertes de animales.

Efectos de los plaguicidas

El veterinario y etólogo, Erick Lucero, a Publimetro que existen varios factores para detectar si los animales han consumido estos plaguicidas.
 
“Uno tiende a notar que el paciente está descordinado, tiende a salivar demasiado, algunos tienen diarrea o convulsiones, muchas veces también puede haber inconsciencia”, explicó.

“Lo que hacen en general este tipo de órganos fosforados es inhibir las encimas que producen ciertas funciones en el organismo, entre ellos los movimientos musculares”, dijo.

Sobre el daño que pueden provocar estos elementos, el veterinario señaló que dependerá no sólo la vía por la que lo consumió, sino también por el volumen al que estuvo expuesto el animal y las condiciones fisiológicas de cada mascota.

En cuanto a qué productos poseen los componentes detectados en los casos del cerro Manquehuito, el etólogo detalló que “en general se venden para hacer tratamientos contra piojos, pulgas, o tratamientos ambientales contra ácaros”.

El problema dijo, es que si bien el acceso a estos productos está controlado en el área agrícola, donde se usan mayoritariamente, no hay una regulación en su venta a la población en general, lo que permite finalmente su mal uso.  

“Ese es el gran problema, no está reglamentado y cualquiera podría comprar el producto y mal utilizarlos, como se ha visto en estos casos”, precisó.  

PUB/NL