El ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, durante este lunes confirmó la presentación de acciones judiciales para aclarar las causas del derrame de petróleo que afecta a la bahía de Quintero desde el fin de semana, además de calificar el episodio -el tercero de consideración desde 2014 y que fue reconocido por Enap el domingo- como una "falla inexcusable".

"Nosotros, como ministerio del Medio Ambiente, vamos a perseguir administrativa y judicialmente a los responsables de este derrame, que obviamente merma el patrimonio ambiental en la bahía de Quinteros y la comuna de Pucunchaví", aseguró el secretario de Estado según consignó Radio ADN.

Previamente, y a través de las redes sociales, la municipalidad de Quintero confirmó que recibió un comunicado de la Empresa Nacional del Petróleo ENAP, texto donde se detalló el incidente protagonizado por la motonave Ikaros el 14 de mayo aunque sin precisar, hasta ese momento, la cantidad precisa de material vertido al océano.

El texto, entre otros puntos, indica que "la autoridad comunal ha señalado de manera enfática que esta situación es completamente inaceptable bajo todo punto de vista ya que desde el 24 de septiembre del 2014 (fecha donde ocurrió un derrame de más de 70 mil litros de crudo) y hasta hoy, han ocurrido tres episodios de diversa consideración que han afectado enormemente la calidad de nuestro precario ecosistema".

El jefe de Operaciones de Enap, Edmundo Piraíno, en conversación con CNN Chile aseveró que las condiciones del viento obligaron a detener la operación en la zona. A su vez, detalló que "estamos preocupados de contener este producto, está cerca de 18 metros de profundidad a una distancia de 1.100 metros de la tierra hacia el mar".

El pasado domingo, a través de su página web, la Enap confirmó que tras el episodio "se informó a las autoridades y se realizaron sobrevuelos en la bahía, descartándose la presencia de producto en la superficie o zonas costeras del sector. Atendida la emergencia se dispuso la activación de equipos de especialistas para el manejo, contención y retiro de este tipo de producto".

La operación del buque tanque Ikaros, que operaba en la zona desde el pasado viernes, debía cargar aceite decantado. El incidente, de acuerdo a la versión preliminar, se habría producido por la sobretensión de uno de los "flexibles" que se conectan a la embarcación, constatándose posteriormente la presencia de crudo en el fondo marino.

PUB/VJ