A primera hora de este jueves personal de Fuerzas Especiales de Carabineros ingresó hasta el edificio del Instituto Nacional para desalojar a los estudiantes que se encuentran en una toma del establecimiento que se ha mantenido por más de un mes, donde uno de los argumentos para realizar la ocupación que no permite hacer actividades académicas es recuperar la educación pública.

La orden de desalojo del liceo que depende administrativamente de la Municipalidad de Santiago fue efectuado por una orden del mismo municipio.

Desde Carabineros informaron que además se produjo el desalojo de la Universidad Alberto Hurtado.

La alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, señaló que este quinto desalojo viene luego de varias conversaciones con los estudiantes que no llegaron a buen puerto, por lo que se decidió pedir el desalojo.

“Sólo quedan dos liceos con toma en Santiago que era el Instituto Nacional y el Liceo 1, y hemos tenido bastante conversaciones con los estudiantes y las comunidades, pero decidimos pedir el desalojo de la fuerza pública porque esta situación le hace mal a la educación pública chilena y nadie puede pensar que las tomas son un aporte a eso”, expresó la alcaldesa Tohá.

Además la alcaldesa agregó que a pesar de estar de acuerdo con las demandas estudiantiles como el cambio en el financiamiento, no le parece que sean las medidas adecuadas.

“Uno esperaría que el colegio vuelva a funcionar porque muchas de las demandas son plenamente plausibles, nosotros apoyamos que el financiamiento no depenga de la asistencia, pero no creemos que se solucione teniendo los colegios tomados, por eso se ha pedido la fuerza pública”, añadió Tohá.