Una millonaria clonación de tarjetas de prepago de combustible de la Presidencia de la República quedó al descubierto esta jornada.

Se trata de tarjetas que sirven para la compra de combustible y que son utilizadas principalmente en bencineras Petrobras y Copec. En esta última compañía es donde se detectó el problema.

Según las primeras informaciones, la defraudación alcanza al menos los 19 millones de pesos, y hay algunos vehículos que ya fueron dados de baja y que aparecen con suministro de combustible por estas clonaciones.

La empresa Copec señaló que están revisando este hecho, y que cuando antes han ocurrido situaciones similares se ha tomado las medidas correspondientes.

Por su parte, el ministro vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, señaló: "Lo que sabemos es que esto es una anomalía que se habría originado en la empresa Copec, hay una investigación o indagación en curso. Sin perjuicio de eso, la información que tengo es que los recursos habrían sido reintegrado a las arcas fiscales".

"En consecuencia, vamos a esperar el desenlace de esa investigación para saber exactamente qué es lo que pasó, pero evidentemente hemos tomado todas las medidas de resguardo administrativo respecto de estos hechos que han sido dados a conocer por la empresa".

Y agregó que se hará una investigación "como corresponde, porque es importante saber qué es lo que ocurrió, con tal de que si son procedimientos que habría que corregir, tanto en las empresas conmo acá, se haga de modo oportuno de forma tal que no tengamos ningún detrimento del patrimonio del Estado".

Estas tarjetas de prepago son cargadas con dinero y están disponibles para el suministro de combustible de los servicios motorizados de la Presidencia, tales como las camionetas que transportan funcionarios a distintas regiones del país y el vehículo que traslada a la Mandataria.

PUB/CM