“El Chileno”, un caballo macho de aproximadamente ocho años de edad, fue encontrado en estado de agonía por la PDI al interior de una caballeriza cerrada con candado del hipódromo de Arica.

La Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultural (Bidema) detuvo tanto al dueño como al cuidador del ejemplar, ambos chilenos de 28 años, por su responsabilidad en el delito de maltrato animal que sanciona el artículo 291 bis del Código Penal.

El equino, que posiblemente alguna vez corrió en las carreras del circuito, se encontraba recostado en el suelo, con signos evidentes de desnutrición y deshidratación severa, infestado en moscas.

Veterinarios de la Bidema que revisaron al equino constataron que éste presentaba daño muscular, diarrea y tenía a la vista sus arcos costales, huesos de la cadera y columna, lo que hizo pensar a los especialistas en un posible daño hepático y renal severo de recuperación compleja.

“El caballo estuvo a punto de colapsar porque el tema de salud era complejo en todo sentido. Pudo haber muerto. Lo encontramos, creo, en el momento preciso. La primera medida fue aplicar suero y, posteriormente, alguna medicación que está en proceso”, describió el jefe regional de la Bidema, subprefecto Pablo Ibarra.

No está claro cuánto tiempo el animal pudo estar abandonado a su suerte, pero la policía estima que esta situación databa al menos de una semana.

Cerca del “El Chileno” había otros caballos, en sus respectivos corrales, en buen estado de salud, pertenecientes a otras personas.

Los detenidos señalaron a la policía “que le daban alimentos y agua, pero muy temprano en la mañana y muy tarde en la noche, por ende, nadie los veía, cosa que claramente llama la atención”, observó el oficial.

Los sospechosos del ilícito recuperaron su libertad, por instrucciones de la Fiscalía, pero serán citados a prestar declaración ante el órgano persecutor.

La PDI pudo dar con este caso de maltrato gracias a una denuncia anónima.

El cuadrúpedo fue entregado a personas ligadas al Hipódromo que voluntariamente se comprometieron con su cuidado, lo que incluye tratamiento veterinario, alimentación y aseo, entre otros aspectos que serán fiscalizados por los detectives de la Bidema.

“El animal ahora está al cuidado de una persona responsable. El hipódromo, además, se comprometió con ayuda, así que en ese sentido quedó en buenas manos, mientras dure la investigación”, indicó Ibarra.

La Bidema reiteró su llamado a la comunidad a denunciar los casos de maltrato animal al fono de emergencias 134.


PUB/NL