A partir de esta jornada de miércoles, los menores de hasta 12 años estarán obligados a viajar en el asiento trasero de los vehículos livianos, excepto en los de cabina simple. 

La medida, contenida en una modificación a la Ley de Tránsito que fue aprobada por amplia mayoría en el Congreso, también amplía la edad de uso de sistemas de retención infantil hasta los ocho años, inclusive. 

La nueva normativa, además, aumenta las sanciones por no llevar a un niño en sistema de retención infantil, pasando de ser una falta grave a una gravísima, equivalente a una multa de entre 1,5 a 3,0 UTM, entre 66 mil y 132 mil pesos. 

También contempla la suspensión de licencia de conductor entre cinco y 45 días. Igual multa tendrán aquellos conductores que trasladen a niños menores de 12 años en el asiento del copiloto. 

De todas maneras, Carabineros anunció un período de marcha blanca de la nueva normativa, pero esta solo será por unos días. 

PUB/NL