La comuna de Recoleta fue la pionera a la hora de elaborar un plan de negocios “popular”, al inaugurar en enero de este año la primera farmacia de este tipo.

Desde su apertura el modelo ha sido replicado por varias comunas y se ha ampliado hacia diferentes rubros. El último es el presentado por la comuna de Arica, que a través del financiamiento con fondos de desarrollo regional instalará una panadería popular.

El anuncio apunta a contar con un negocio en el que el pan se comercialice bajo los $500 por kilo, un precio menor al del resto de las panaderías de la comuna.

El cobro permitirá cubrir los costos para la entrega de pan en forma gratuita a personas que así lo requieran.

En una primera etapa, la municipalidad empadronará a 300 familias beneficiadas con la panadería popular y evitar la reventa del producto.

Los otros comercios populares

La idea de la farmacia popular impulsada por Recoleta se transformó en una innovación que varias otras comunas decidieron replicar. Un modelo de negocio que abarata costos y beneficia a los habitantes de una comuna -o a quienes trabajan o estudian en ella en algunos casos- con artículos a menor precio por la eliminación de varios intermediarios.

De acuerdo con cifras entregadas por el Instituto de Salud Pública (ISP) a Publimetro, en lo que va del año se ha autorizado la instalación de 79 farmacias populares, 35 en la Región Metropolitana y 44 en el resto del país, a las que se suman dos que están en proceso de aprobación y dos que hicieron el ingreso formal de la solicitud para funcionar.

Siguiendo la misma tónica, la Municipalidad de Recoleta presentó en el mes de abril la óptica popular y la Municipalidad de Tocopilla, en enero, el modelo de supermercado popular.

Este último, sin embargo, enfrentó un revés luego que la Contraloría considerara ilegal su creación. Pese a ello el municipio insistió y llevó a la Corte de Apelaciones el tema.

El proyecto aún no se resuelve y se encuentra en instancias judiciales.

PUB/NL