El teleférico en el Parque Metropolitano de Santiago se inauguró el 1 de abril de 1980 con 72 carros en forma de “huevitos”, los que recorrían en 20 minutos los 4,8 kilómetros desde la base en la entrada de Pedro de Valdivia, hasta la cumbre.

Después de 29 años el tradicional paseo de la Región Metropolitana dejó de funcionar tras una falla mecánica en el sistema, luego de la explosión de la caja de cambios que regulaba la velocidad de los carros.

Finalmente y tras un proceso de licitación, este jueves la Presidenta Michelle Bachelet encabezó el acto de reinauguración del teleférico, con el que se espera recibir a 450 mil personas al año, luego de una inversión de diez mil millones de pesos.

“El nuevo teleférico garantizará que las personas con movilidad reducida o en situación de discapacidad, puedan acceder”, dijo Bachelet agregando que “contará además con un sistema para transportar bicicletas”.

En la oportunidad, la mandataria precisó: "Recuperamos la historia y el patrimonio del que muchos tenemos recuerdos" y agregó que el teleférico será accesible para personas con discapacidad, pues cuenta con rampas, ascensor y asientos abatibles, lo que también permitirá el transporte de bicicletas.

El nuevo Teleférico cuenta con 46 cabinas, de las cuales ocho están habilitadas para el traslado de bicicletas. Esos habitáculos colgantes se desplazan a una velocidad de cinco metros por segundo, lo que permite en 15 minutos ir y volver desde la estación Oasis (en el plan del cerro) hasta la cumbre del macizo capitalino.

Cada una de las cabinas tiene capacidad para seis personas y cuentan con un panel fotovoltaico que les suministra energía para su iluminación interior, y un intercomunicador para casos de emergencia.

PUB/NL