La Superintendencia de Educación detectó que 73 personas condenadas por delitos sexuales contra niños continúan trabajando en colegios, pese a estar inhabilitados para realizar este tipo de labores.

La entidad descubrió que 48 de las personas con condenas por casos de abuso contra menores son asistentes o docentes, 17 trabajan transportando niños y otras siete se desempeñan o desempeñaron en diversos ámbitos del sistema educativo durante los últimos tres años.

Al respecto, el superintendente, Alexis Ramírez, sostuvo que una vez que se detectan los casos, se informa a los colegios para que aparten inmediatamente a dichas personas de sus funciones.

La autoridad explicó que la información se pone además a disposición del Ministerio Público, para que se tomen las medidas por el quebrantamiento de condena.

“La responsabilidad es de todos para ir reduciendo los espacios e impedir así que los condenados por delitos sexuales a menores logren ingresar a los establecimientos, dijo Ramírez.

Producto de la detección de estas personas, la superintendencia ha concluido 14 procesos administrativos contra establecimientos, 10 de los cuales son municipales y los otros cuatro, particulares subvencionados, consigna este lunes El Mercurio.

Sobre las instituciones donde se detectó a estas personas trabajando, se encuentran ubicados en las regiones de Arica, Valparaíso, Metropolitana, Biobío, La Araucana y Los Lagos.


PUB/NL