Una banda compuesta por tres chilenos y un boliviano fue detenida este jueves luego que se comprobara que los dos autos en los que venían los cuatro estaban, literalmente, forrados en droga. La Policía de Investigaciones les seguía la pista y apenas ingresaron al país, les hicieron una inspección que comprobó las sospechas: tenían “ladrillos” de cocaína en casi todas las partes de los vehículos. 

La detención ocurrió durante la tarde de este jueves, cuando el grupo se movilizaba en una camioneta y una furgoneta con el objetivo de distribuir la droga en el sector sur de Santiago. Cuando pensaban que todos sus planes marchaban sobre ruedas, la PDI les hizo ver lo contrario y los detuvo. 

Durante la revisión de los autos, los detectives encontraron droga bajo los asientos, en los espacios que hay en las puertas, en parte del capó, entre otros lugares. Todo sumó 200 kilos. 

Tras ser detenidos, los delincuentes fueron trasladados hasta deprecias de la PDI. Como siempre ocurre en estos casos, ante la presencia de la prensa, sólo atinaron a taparse la cara, porque saben que hicieron algo malo. 

Por su parte, la PDI quedó conforme con esta incautación que significa un duro golpe a la delincuencia. Los detenidos, en tanto, serán puestos a disposición de la Justicia. 

PUB/JLM