En prisión preventiva quedó un gendarme que utilizaba cajas de leche para ingresar drogas y teléfonos celulares al interior del recinto penitenciario de San Antonio.

Según el fiscal a cargo, José Miguel Subiabre, el funcionario de la cárcel habría sido descubierto ingresando al recinto penitenciario en sus horas libres con cajas de leche, por lo que se realizó un allanamiento a sus pertenencias donde se descubrió droga y teléfonos celulares, los que posteriormente entregaba a los internos.

Al interior de las cajas, detalló el fiscal, había 106 gramos de marihuana prensada y pasta base de cocaína, las cuales estaban dosificadas listas para su distribución, además de seis aparatos de celular y cargadores.

Asimismo, Subiabre aseguró que el Ministerio Público venía investigando hace semanas cómo se lograban internar aparatos de telefonía celular al recinto penitenciario.

Debido a la gravedad del delito, por tratarse de un funcionario que realiza la custodia de personas que han cometido delitos, “se estimó por parte del Ministerio Público que el imputado era un peligro para la seguridad de la sociedad”, señaló el fiscal a Radio Biobío.

“El tribunal también lo entendió de esa naturaleza, por los que decretó su prisión preventiva y se estableció un plazo de investigación de 120 días”, añadió.

PUB/CM