Ocurrió en la madrugada de este jueves en Quilicura. Se trata de la detención de una mujer de 27 años cuya identidad fue resguardada, pues confesó a Carabineros haber cometido un horripilante crimen hace dos días atrás, cuando dio a luz en el baño de un bus. Uno que ni siquiera sus propios hermanos pudieron comprender que terminaron denunciándola para que ocurriera su aprehensión. 

Según el relato que entregó la misma mujer a la policía, todo comenzó hace dos días atrás, cuando la mujer abordó un bus desde Temuco a Santiago, estando con nueve meses de embarazos. En medio del viaje, a la altura de Concepción, sintió contracciones y fue al baño, donde dio a luz. Sin embargo, por razones que se desconocen, terminó asfixiando a su recién nacida y la ocultó en siete bolsas de plástico.

Al llegar a Santiago se trasladó a su domicilio en Quilicura, donde guardó el cuerpo de la niña en su propia habitación. Sus hermanos, al verla actuar de forma extraña, comenzaron a preguntarle por su viaje y, por supuesto, por el avance de su embarazo.

Tras dos días de ocultarle esta información a sus familiares, la mujer no aguantó más y les confesó todo lo ocurrido. 

Al escuchar el relato, uno de los hermanos la denunció a Carabineros, quienes en la madrugada de este jueves la detuvieron. Al buscar en el cuarto de la mujer, efectivamente encontraron el cuerpo de la recién nacida con signos de asfixia y lesiones en todo su cuerpo.

Por lo mismo, la mujer será puesta a disposición de la Justicia. Se espera que la formalización ocurra durante la tarde de este jueves. 

PUB/JLM