La PDI detuvo a un individuo sospechoso de participar en el asalto a una botillería del cerro Playa Ancha, en Valparaíso, hecho en que murió el hijo del dueño producto de un balazo que le propinaron los delincuentes. 

La información fue entregada este jueves por el jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI de Valparaíso, subprefecto José Araneda, quien indicó que se está trabajando en la ubicación del segundo implicado. 

Para esto, explicó el jefe policial, se está trabajando en el registro de huellas dactilares encontradas en el vehículo usado en el atraco que conmocionó a este popular sector del puerto. 

El sospechoso detenido, según explicó el jefe de la BH porteña, fue reconocido por testigos como uno de los involucrados en el crimen. Incluso, lo vieron deambular por el sector antes del asalto. 

El subprefecto Araneda añadió que el detenido registra condena por robo de vehículo, además de antecedentes por amenazas. Este viernes será puesto a disposición de la Fiscalía de Valparaíso, que lo formalizaría por robo con homicidio. 

Los hechos ocurrieron pasadas las 22 horas del lunes en la botillería Manolito, ubicada en calle México, población Marina Mercante. 

Hasta el local llegaron dos sujetos en un vehículo y con un arma de fuego y un cuchillo amenazaron a Manuel Álvarez -hijo del dueño de la botillería- y a un empleado de nombre Jesús, para que entregaran la recaudación del día. 

Lejos de amedrentarse, Álvarez y el empleado opusieron resistencia al atraco, por lo cual los delincuentes les dispararon a quemarropa. Debido a las heridas, Álvarez murió en el mismo lugar, mientras que el empleado fue internado en grave estado en el hospital Carlos Van Buren. 

PUB/SVM