Su estatura -mide 1.75 metros- y cuidada contextura física le permitió a este joven de 24 años esconder ante sus víctimas su violento actuar facilitándole así robar al menos una decena de departamentos, la mayoría de las veces en solitario ya que no acostumbraba a compartir su botín.

Óscar Maximiliano Álvarez Arévalo, conocido en el ambiente delictual como el "Poto rico", fue detenido por personal del OS9 de Carabineros tras meses de investigación que tuvieron como último antecendente un ilícito cometido el pasado 17 de enero, cuando ingresó a un departamento donde una mujer se encontraba viendo televisión.

Según lo consignado por la policía uniformada, el joven llegó al inmueble pasadas las 22 horas -ubicado en el sector oriente de Santiago-, intimidando de manera violenta a la víctima con un arma de fuego para luego amarrarla. Para ello escaló cuatro pisos.

Una vez en el interior, comenzó a sustraer todo lo que encontró a su paso, retirando de la vivienda computadores personales, cámaras fotográficas, joyas, lentes de sol, dos armas de fuego, perfumes, dinero en efectivo y ropa, aunque su escape fue cinematográfico: cayó los cuatro pisos sin sufrir ninguna lesión terminando su huia en la estación Tobalaba del Metro, cuyas cámaras de seguridad registraron incluso que no pagó su pasaje.

Patrón reiterado

Desde Carabineros explicaron que la investigación permitió determinar que la forma de actuar de Álvarez Arévalo se repetía, ya que en su adolescencia mostró conductas similares, tal como lo detalló el capitán Renato Cárdenas, de la Dirección de Investigación Criminal.

"A este sujeto lo hemos investigado desde pequeño, presentando patrones conductuales muy violentos, llegando a instruir a otros delincuentes en materias como el robo a domicilio. Es por esto que constantemente se está monitoreando a través de inteligencia policial los actos ilícitos cometidos por este joven".

En su historial criminal el "Poto rico" muestra conexiones con otros delincuentes juveniles como el "Cisarro" y el "Guarén". Además, su contextura media, tez trigueña, bronceado, atlético y el vestir ropas de marca se transformaron en un sello.

Este joven, que durante la presente jornada fue puesto a disposición de la justicia, muestra antecedentes penales desde el año 2002 (por hurto), contando también con detenciones por daños, robo en lugar no habitado, desórdenes y lesiones leves, entre otros ilícitos.