Una intensa investigación dirigida por la Unidad de Alta Complejidad (Unac) de la Fiscalía de Arica concluyó este jueves con la detención de un sujeto de profesión abogado y una mujer, presuntamente implicados en delitos de tráfico de drogas y asociación ilícita. 

Se trata de una indagatoria en la que ya hay otras cinco personas formalizadas y en prisión preventiva. 

La investigación de la Fiscalía –que trabajó junto a funcionarios de la Brigada de Lavado de Activos de la PDI de Santiago y de la Brigada Antinarcóticos– permitió detener a los imputados por su presunta participación una agrupación dedicada al tráfico de estupefacientes, investigadas en el marco de los casos denominados Barroco 1 y 2. 

Durante la jornada, la Unac y los funcionarios policiales allanaron los domicilios de los imputados, incautando droga y dinero en efectivo, además de una serie de documentos que serán analizados y periciados. 

La indagatoria permitió desbaratar un clan familiar dedicado a la internación y traslado de grandes cantidades de droga hasta la zona central. 

Este grupo era liderado por A.C.G., quien el 21 de abril del año pasado fue asesinado de cinco disparos en el exterior de su domicilio en la Villa Pomerape. Ante ello, el mando de la organización fue asumido por su hermano Reinaldo y su padre (este último se encuentra prófugo). 

Sin embargo en agosto del año pasado fue detenido en Santiago el hermano del fallecido junto a otros 4 individuos con cerca de 176 kilos de marihuana y pasta base de cocaína, además de diversas armas de fuego y abundante munición. 

Todos los detenidos fueron imputados como autores de tráfico de drogas, tenencia ilegal de armas de fuego y munición y asociación ilícita para el tráfico de drogas quedando en prisión preventiva hasta el día de hoy. 

Los dos detenidos de este jueves serán formalizados mañana viernes en el Juzgado de Garantía de Arica. 

PUB/VJ