Quién no ha perdido las llaves de su casa alguna vez o ha olvidado donde las dejó. Sin duda, es una situación molesta, pero no complica a nadie más que uno mismo. Sin embargo, perder las llaves de una micro sobretodo en hora punta es algo un poco más complejo y en especial, bastante más insólito. 

Eso fue lo que sucedió esta mañana, en el paradero de la línea 411 en Pedro de Valdivia, donde los pasajeros debieron entre la risa y la molestia que les provocó la situación, darse cuenta que al chofer de la máquina alguien le había hecho desaparecer las llaves. 

Según el relato de una de las ‘víctimas’ de esta particular situación a Publimetro, todo comenzó cuando llegó al paradero a tomar la micro que llega hasta  la Dehesa, y a pesar de que había mucha gente esperando por abordar nadie subía. 

“La micro estaba llena, aunque quedaba espacio y el paradero también, pero nadie subía”, relata Sandra Quevedo. “Llegué el paradero, y pregunté a los otros pasajeros porque no subían, y una señora  me dice: ‘pero como voy a subir si la micro no va a partir porque al chofer se le perdieron las llaves’”.

Entre la incredulidad de lo que le dijo la señora  y la risa por lo que estaba pasando, Sandra relata que en ese mismo momento escuchó al conductor vociferar “oigan devuélvanme las llaves po”. 

En eso, la molestia de la mayoría de los pasajeros que estaban a bordo del bus oruga se empezó a hacer presente, aunque según Sandra unos cuantos también se reían, empezó un intercambio de palabras con el chofer donde los pasajeros le recriminaban “quien te va a robar las llaves si todos tenemos que ir a trabajar”. 

“Pasaron diez minutos entre que se escuchaba: devuelvan las llaves, quien tiene las llaves”, hasta que finalmente cuenta Sandra los pasajeros cansados, y molestos amenazaron con llamar a Carabineros para resolver la situación. 

Ante esto, el inspector de la línea, llamó al chofer de una segunda máquina que se encontraba en el lugar y le pidió que comenzara el recorrido. Situación que no dejó a muchos conformes porque varios quedaron abajo por que el bus de reemplazo era de menor tamaño. 

La insólita situación, que también fue retratado por otro testigo a través de redes sociales, terminó con el comienzo del recorrido y según el relato de Sandra, “con el chofer que se quedó ahí esperando que le devolvieran la llave”.