Cada 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre, fecha destinada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) no sólo a generar conciencia sobre la importancia de disponer de sangre y componentes sanguíneos seguros para transfusiones y procedimientos médicos, sino que también para agradecer a quienes, de manera voluntaria y no remunerada, donan sangre para salvar vidas.

La transfusión de sangre y componentes sanguíneos contribuye a salvar la vida de cientos de personas cada año, concentrándose la mayor cantidad de pacientes transfundidos del país en la Región Metropolitana, con más de 169 mil transfusiones al año.

La doctora Loreto Vergara, directora del Centro Metropolitano de Sangre, señala que para responder de manera rápida, oportuna y segura a esta “necesidad diaria de componentes sanguíneos, el Centro Metropolitano de Sangre, entidad dependiente del Ministerio de Salud, realiza campañas de donación de sangre en toda la Región Metropolitana, instancia donde alumnos de diversas universidades, institutos y centros de formación técnica donan de manera voluntaria con el único fin de salvar la vida de un desconocido”. 

No obstante, asegura que esto no es suficiente, ya que actualmente “el centro abastece a 24 de los 28 hospitales públicos de la región, por lo que, a diario, necesitamos, al menos, de 300 nuevos donantes de sangre para mantener un stock que nos permita responder de manera oportuna a la necesidad de cada centro de atención”.

Y es en este contexto que invita a todos a ayudar de una manera diferente a alguien que lo necesita. “Cada donante salva la vida de 3 pacientes adultos con cada donación que realiza, es decir que en un año, y donando cada tres meses, puede salvar la vida de 12 personas”, concluye Vergara. 

Así, bajo el lema “La Sangre Nos Conecta a Todos”, la OMS busca agradecer a todos los donantes voluntarios la contribución desinteresada que permite salvar vidas y concientizar sobre la necesidad de donar sangre con regularidad para garantizar la calidad, seguridad y disponibilidad de sangre y productos sanguíneos para quienes lo necesiten.

Cada donación que se realiza contribuye no sólo a salvar millones de vidas cada año, sino que además permiten aumentar la esperanza y la calidad de vida de pacientes con enfermedades potencialmente letales, así como llevar a cabo procedimientos médicos y quirúrgicos complejos. 

Por ello, fue cursada una invitación para integrarse a la conmemoraciónacercándose a donar a la Casa del Donante de Sangre (Av. Vitacura 0115, Providencia) de lunes a viernes de 8:00 a 19:00 horas, y sábados de 9:00 a 19:00 horas.