Hoy la transfusión de sangre se ha convertido en un requerimiento imprescindible para los centros de salud, dado el aumento en el número de accidentes y cirugías, así como la necesidad constante de personas que padecen enfermedades como hemofilia, anemia, leucemia y cáncer, entre otros.

“La sangre donada puede ayudar a cuatro personas distintas. Esto, porque cada unidad se separa o fracciona en distintos componentes mediante técnicas de centrifugado y variaciones de temperatura, obteniendo así glóbulos rojos –que ayudan a pacientes que necesitan aumentar su transporte de oxigeno–, plaquetas –para corregir o prevenir hemorragias, fundamentales en pacientes oncológicos– y plasma –para corregir sangramiento en paciente con problemas de coagulación–”, explica Edgardo Saá, tecnólogo médico coordinador del Banco de Sangre de Clínica Santa María.

El 71% de los donantes en Chile son de reposición, es decir, dan sangre porque algún familiar o conocido lo necesita, mientras que el 29% restante son donantes altruistas y acuden de manera espontánea. La tasa de donación en Chile es de 16,6 por cada mil habitantes, lo que resulta insuficiente para cubrir satisfactoriamente la demanda nacional. Se estima que un país con el nivel de desarrollo en salud en que se encuentra Chile debiera alcanzar a lo menos una tasa de 20 donaciones por cada mil. 

“Si todas las personas en condiciones de ser donantes lo hicieran de forma altruista, no habría necesidad de solicitar dadores cuando alguien se enferma o accidenta y así se podrían responder los requerimientos de sangre con mayor rapidez y seguridad”, destaca Edgardo Saá.

Además, la donación de sangre no sólo produce la satisfacción de saber que con ese gesto se salvan vidas, sino que puede generar un beneficio propio. Hay estudios científicos que avalan que el índice de enfermedad cardiovascular en donantes es más bajo que en sujetos que no lo hacen. Asimismo, al donar, la sangre es estudiada por tecnólogos médicos especialistas, que descartan la presencia de VIH y virus de la Hepatitis B y C, entre otros, permitiendo que los donantes se informen sobre su estado de salud.

Requisitos del donante:

- Portar cédula de identidad.

- Tener entre 18 y 65 años.

- No haber ingerido alcohol en las últimas 12 horas.

- No encontrarse en ayuno.

- No estar embarazada ni en periodo de lactancia.

-Debe haber pasado más de tres meses desde la última donación en hombres y cuatro meses en mujeres.

- Pesar por lo menos 50 kilos.

PB/MC