Este martes 31 de mayo se conmemora el Día Mundial sin fumar. Es por eso que el llamado más importante en esta fecha es a prevenir y evitar el consumo de tabaco, pues este es el factor de riesgo más importante y el causante del 90% de los casos de cáncer de pulmón.

La mayoría de los pacientes que son diagnosticados con esta patología, consultan en etapas tardías, cuando presentan síntomas como tos persistente, dolor torácico, baja de peso, expectoración con sangre y dificultad respiratoria. Es así que las posibilidades son escasas para un tratamiento curativo.

“Al pesquisar la enfermedad en etapas iniciales las expectativas de vida son excelentes, con una sobrevida de sobre un 90% a los 5 años. En cambio, en estadios avanzados las cifras disminuyen a un 5%”, indica el Dr. Felipe Bannura, cirujano torácico de FALP.

El diagnóstico de esta patología se realiza principalmente a través de un scanner de tórax. Una vez identificado el tumor, se efectúa una biopsia para saber qué tipo de cáncer es. En este contexto uno de los exámenes que cobra particular relevancia es el PET-CT, equipo que realiza en un mismo procedimiento dos imágenes simultáneas: las PET de cuerpo entero y la Tomografía Computarizada (CT) de multicorte, detectando el tumor primario y sus localizaciones secundarias, es decir si se trata de una enfermedad local, locoregional o una metástasis.

Bannura afirma que el cáncer de pulmón es muy agresivo y tiende a comprometer órganos a distancia, siendo los más afectados los ganglios ubicados al centro de los pulmones, el hígado, cerebro, huesos y glándulas suprarrenales. De ahí la importancia de exámenes adecuados que permitan conocer la extensión del tumor, para una correcta etapificación y definición del tratamiento.

Tratamientos de avanzada

La cirugía, quimioterapia y radioterapia son los pilares del tratamiento. Su elección depende del tipo de cáncer, la etapificación y las condiciones físicas del paciente. Los tres procedimientos pueden administrarse solos o combinados.

A los pacientes que se les descubre el cáncer en etapa 1, se les realiza una cirugía mini invasiva, llamada videotoracoscopia, y una hospitalización de pocos días. Es diferente si el diagnóstico se hace en etapas avanzadas, donde se requiere quimioterapia, radioterapia, cirugía mayor y hospitalizaciones más largas.

Cifras tabaco y cáncer

El consumo de tabaco no sólo puede causar cáncer de pulmón, sino que también de esófago, laringe, boca, garganta, riñón, vejiga, páncreas, estómago y cuello del útero. Además es la causa de alrededor del 22% de las muertes por cáncer en general, de cerca de 71% de las muertes mundiales por cáncer de pulmón.

En Chile, actualmente 2.500 pacientes mueren al año por cáncer pulmonar, cifras que pese a las campañas educativas sobre los efectos negativos del tabaco siguen aumentando. De hecho, se proyecta que en dos años esta enfermedad superará al cáncer de mamas y cervicouterino como primera causa de muerte en las mujeres, y en tres años superará al infarto en el caso de los hombres.

“El tabaco es la principal causa de cáncer pulmonar, si las personas dejaran de fumar éste desaparecería en el 80% de los casos” explica el Dr. Claudio Suárez, cirujano de tórax de Clínica Santa María. El especialista agrega que menos del 20% de las personas con esta patología la desarrolla por otros factores como la radiación, la exposición a arsénico, la contaminación ambiental o la genética.

¿Cuánto influye realmente el cigarrillo?

Se ha comprobado que incluso aquellas personas que consumen pocas cantidades de tabaco acumulan sus efectos a largo plazo y pueden fallecer de cáncer a los pulmones. De hecho, se recomienda que todos los fumadores mayores de 50 años se realicen un scanner de tórax preventivo anual.

El Dr. Claudio Suárez explica que el riesgo de contraer esta grave enfermedad dependerá de la cantidad de cigarrillos y tiempo que lleve la persona consumiéndolos. Así, mientras más tabaco se consuma y mayor sea el tiempo de tabaquismo, mayor será el riesgo de cáncer pulmonar.

“Como el efecto es acumulativo, aunque el número de cigarrillos consumidos sea bajo, si alguien partió fumando a los 15 años, a los 55 años ya es candidato a varias enfermedades pulmonares”, especifica el Dr. Suárez.

 

PB/MC