“Estamos frente a un proceso inédito, de gran significación, que ha cambiado de manera definitiva la forma cómo los gobiernos cuentan con la opinión de los ciudadanos para tomar grandes decisiones de políticas y grandes decisiones del país”. Así se refirió el ministro vocero de La Moneda, Marcelo Díaz, sobre la convocatoria de la primera etapa de los diálogos ciudadanos que considera el proceso constituyente, los denominados cabildos o encuentros locales autoconvocados. 

Por otra parte, más de 107 mil personas habían contestado las denominadas consultas individuales, encuestas disponibles en la plataforma web. 

“Tenemos satisfacción y vamos a hacer todos los esfuerzos para que, de aquí al día 28 de junio, se sigan realizando estos encuentros de modo tal que la opinión de los ciudadanos, como lo ha dicho la Presidenta de la República, sea considerada protagonista en este proceso”, agregó el secretario de Estado. 

Díaz destacó ayer que hubo al menos un encuentro local en cada una de las 346 comunas del país. 

“No hay ninguna comuna en la que no se haya inscrito al menos un encuentro, por tanto ya podemos decir con mucha claridad de que se trata de un proceso inédito y único en el mundo, donde los ciudadanos de un país son convocados para que, de manera voluntaria, entreguen su opinión respecto de la Constitución que queremos darnos como chilenos”, enfatizó. 

Benito Baranda, miembro del consejo de observadores del proceso constituyente, también valoró las cifras. “Encuentro que ha sido muy significativo. Han participado grupos de personas que nunca se habían involucrado en algo así y están extremadamente contentos. Hay mucho sentido cívico y respeto por las opiniones de los otros”, afirmó, junto con destacar que varios consejeros seguirán monitoreando los encuentros que se desarrollen este fin de semana. 

Según los registros de la plataforma www.unaconstitucionparachile.cl, en un ranking por comunas, la que ha congregado un mayor número de cabildos locales inscritos es Santiago (969), seguida por Providencia (667), Ñuñoa (493), Las Condes (470), Puente Alto (425), Valparaíso (342), Concepción (283), Temuco (282), Antofagasta (263) e Iquique (222). 

La capital regional con menor convocatoria resultó Coyhaique con 113 encuentros registrados. En el extranjero, en tanto, donde los residentes chilenos también pudieron convocar a cabildos ciudadanos por el proceso constituyente, habían registrados hasta ayer un total de 229 encuentros. 

En una segunda etapa, según el cronograma del gobierno, hoy comienza la inscripción para los cabildos provinciales, encuentros que se llevaran a cabo el 23 de julio. 

Finalmente, quedó fijada para el 6 de agosto la fecha en que se materializarán los cabildos regionales. 

Pese a la satisfacción expresada ayer por el gobierno por la convocatoria que han tenido los cabildos locales, su desarrollo no ha estado exento de controversias. 

Uno de los principales conflictos que tuvo el consejo de observadores con el gobierno fue respecto de la participación de autoridades de gobierno en dichos encuentros. 

A raíz de esta situación, los observadores emitieron una declaración advirtiendo que el rol de las autoridades solo debía circunscribirse al objetivo de incentivar la participación ciudadana y asegurar las condiciones para el éxito del proceso, abogándose por evitar todo tipo de “sesgo político”. 

Asimismo, y advirtiendo un potencial déficit de participación, a mediados de mayo, el consejo de observadores decidió disminuir el número mínimo de integrantes que debía tener un encuentro autoconvocado de 15 a 10 participantes. 

En el mismo sentido, a mediados de junio también se registró una controversia cuando miembros del consejo de observadores se mostraron reticentes a extender el plazo para la realización de los cabildos. Mientras partidos oficialistas y el propio Ejecutivo abogaban por extender el periodo en tres semanas, el consejo finalmente accedió a sumar solo cinco días, desde el 23 de junio al martes 28. 

La propia Presidenta Bachelet se mostró disconforme con el aumento. “Es un plazo corto”, dijo el 16 de junio, advirtiendo que con el paso del tiempo se había registrado un mayor “entusiasmo por participar”. 

Durante el proceso, también hubo algunas quejas de los denominados facilitadores o monitores de los encuentros, ante la falta de recursos, que aseguraron, tenían para los traslados necesarios para cumplir sus funciones. 

Aunque el Ejecutivo había acordado con los monitores que el primer pago de sus remuneraciones se cancelaría al término de los encuentros locales, varios advirtieron que no se consideró un financiamiento para movilización principalmente en las zonas extremas del país.

PUB/VJ