Este martes se debía efectuar la audiencia de conciliación entre el diputado independiente Gaspar Rivas y el empresario Andrónico Luksic tras la querella presentada por el hombre de negocios por el delito de injurias graves con publicidad luego que el parlamentario lo tildara de "hijo de puta" y "delincuente".

Sin embargo, la defensa del desaforado parlamentario pidió esperar 20 minutos a Rivas debido a que venía atrasado a la instancia, hecho que no fue aceptado por el juez del Octavo Juzgado de Garantía de Santiago. De esta manera, al no llegar a la hora acordada, dictó una orden de detención en su contra.

Ante esta situación, el abogado de Luksic Hugo Rivera criticó que "Gaspar Rivas fue notificado hace más de 10 días. Ni siquiera respeta a los tribunales".

Por su parte, el legislador llegó al lugar asegurando que su atraso se debió a "un taco gigante". "Estoy muy enojado, no sé si se me nota la cara", remarcó.

PUB/CM