Hoy comenzó formalmente la aplicación de la llamada ley de Agenda Corta Antidelincuencia, medida que, entre otras, establece el Control Preventivo de Identidad de forma aleatoria, iniciativa impulsada por la oposición y que ha sido cuestionada por diversos organismos, instituciones y autoridades políticas.

Frente a esto, la Jefa de Bancada PC-IC, diputada Karol Cariola, expresó su descontento ante esta polémica norma, la que fue rechazada desde el comienzo de su discusión por los parlamentarios comunistas.

“No creo que haya nada que celebrar con las medidas que se tomaron con esta agenda corta. Creo que es correcto que no se le hagan expectativas a la ciudadanía respecto de algo que no va a resolver el problema de la delincuencia, a diferencia de lo que dijeron aquellos parlamentarios que insistieron en reponer la detención por sospecha”, refrendó.

En esa línea, la diputada integrante de la Comisión de Seguridad de la Cámara Baja dijo que “vamos a estar observando (…) nos interesa que se haga una observación, que fue lo dijimos en todo momento, respecto de cuán arbitraria puede llegar a ser la implementación de esta ley o si cae en acciones discriminatorias, que es lo que muchos prevemos que esto va a ocurrir y que, incluso antes que la ley estuviera promulgada, ya estaba sucediendo”.

Finalmente, consultada sobre la entrada en vigencia de esta ley sin ceremonia de promulgación, la representante de Independencia y Recoleta sostuvo que “el Gobierno sabe que frente a este tema no había una posición mayoritaria dentro de la coalición (oficialista), es más, el apoyo principal de este proyecto de Ley viene de la derecha y no de la Nueva Mayoría. Probablemente para el Gobierno no hay nada que celebrar y un acto de ceremonia me parece que hubiese sido generar más expectativas a la ciudadanía de lo que esta ley pueda llegar a alcanzar”.

Cabe recordar que la Agenda Corta obliga a los jueces a no aplicar una pena inferior al mínimo establecido en la ley; instituye la construcción express de cárceles, aumenta las penas para delitos de alta connotación social; entrega facultades a los jueces para autorizar agentes encubiertos; pone en marcha el control preventivo de identidad, el que permite a la policía fiscalizar aleatoriamente a personas mayores de 18 años en la vía pública, mediante dispositivos electrónicos, huella digital o cédula de identidad, entre otros puntos que regula la nueva Ley.

PB/MC