Tras conocerse la normativa del Instituto de Salud Pública (ISP), que prohíbe utilizar y vender a veterinarios fármacos que están formulados para humanos, la diputada independiente Karla Rubilar aseguró que tal medida sólo provocará un aumento en el valor para el público y que las veterinarias no cuenten con los insumos necesarios para atender a las mascotas.  

“El problema es que se autoriza la venta, pero sólo a quienes tengan botiquín y nadie lo tiene por que es un trámite súper engorroso y si para las veterinarias grandes es difícil, para un veterinario de terreno sea de medicina mayor o menor, es imposible. Para conseguir el permiso del botiquín te piden resolución sanitaria del SAG y este organismo no fiscaliza la clínica veterinaria, un vacío legal que perjudica aún más ya q se les hará imposible conseguir esos permisos”.

La parlamentaria agregó que “el stock será muy limitado y a la vez muy caro, sólo aumentará el valor para el público. Esto también impedirá contar con los insumos necesarios y con la inmediatez necesaria.

Rubilar insistió en que “solo podrán comprar en las farmacias y no a distribuidores donde el valor aumenta mucho más y no se tiene acceso a todos los medicamentos que se usan en clínica. Los veterinarios sobre todo de animales menores se verán perjudicados, y no sólo ellos si no que principalmente los pacientes"

“Muchos veterinarios y distribuidores están hablando de paro general de todos los veterinarios, desde clínicas, públicos, universidades, laboratorios y sistema de salud público y marchas si esto no tiene una solución definitiva, pensando que esa es la única forma de ser escuchados y que la gente se entere qué está pasando. Incluso creen que el ISP está bajando el perfil del tema con sus últimas declaraciones.

“¿Acaso no se entiende que los veterinarios son la barrera que impide la entrada de las zoonosis y con eso son parte importante de la protección a la salud pública? Eso también está en riesgo ahora con estas medidas que no se condicen con lo que sucede en la realidad y habla de un severo desconocimiento de la autoridad.

Finalmente, Rubilar adelantó que están trabajando en una posible modificación legal para evitar quedar a la discrecionalidad administrativa y muchas veces a la aplicación de reglamentaciones completamente obsoletas.

PUB/VJ