Las diputadas Marisol Turres y Claudia Nogueira de la UDI, además de la dirigente Verónica Garrido de Evópoli, cuestionaron este viernes el rol que ha jugado el Servicio Nacional de la Mujer (Sernam) ante el último caso de agresión contra una mujer, ocurrido en la ciudad de Coyhaique.

Así lo hicieron ver las parlamentarias opositoras, luego de visitar a Nabila Rifo, la mujer de 28 años a quien, además de ser golpeada y atacada sexualmente, el o los agresores, le arrancaron sus ojos.

Nogueira criticó que el Sernam no pueda querellarse en contra de los agresores y sólo dependa de la víctima y sus miedos de persistir en la acción.

“Hoy no tenemos fiscales especializados en materia de violencia, no tenemos terapia para los imputados, principalmente imputados agresores, y sobre todo no tenemos un defensor de la mujer”, subrayó.

“Es una gran oportunidad para poner el foco en las políticas que importan, no viajar al extranjero, no darle recursos a TVN, sino poner el foco donde realmente importa, que son las mujeres y aquellos que sufren y los más desamparados en este país”, agregó en alusión a las últimas gestiones del Gobierno en otras materias.

A su turno, Turres, aseguró que Nabila es el rostro visible de un problema que aqueja a muchísimas mujeres chilenas, las que “durante muchos años han sido alentadas a denunciar los casos de violencia, pero no han recibido el apoyo y la protección necesaria”.

PUB/CM